domingo, 4 de junio de 2017

Es política de Estado norteamericana evadir acuerdos climaticos


Caracas, 03 Jun. AVN.- La decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París por considerar que se trata de "un costo muy alto para los trabajadores y los contribuyentes", asoma una vez más que es política de Estado del gobierno estadounidense evadir los acuerdos climáticos.
Por su responsabilidad en la contaminacion global, el retiro de EEUU desecha más de 20 años de avance (desde la Cumbre de de la Tierra en Río de Janeiro en 1992). Este acuerdo establece un plan de acción para reducir las emisiones de gases contaminantes, mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 °C y contribuir en la reducción del impacto ambiental.

Cuando se estableció este acuerdo los únicos países que no se plegaron fueron Siria (por estar en guerra) y Nicaragua (consideró que el documento no era lo suficientemente estricto con los países desarrollados).
El anuncio sobre retirarse formalmente del Acuerdo de París, suscrito en 2015 por 195 países, no es la primera ocasión en que el Gobierno norteamericano ha marcado posición contraria frente al cuidado del medio ambiente.
Ya en 2001 Geroge W. Bush, entonces presidente de EEUU se retiró del Protocolo de Kioto por considerar que dañaría gravemente la economía pues obligaba a los países firmantes a invertir capital para reducir la emisión de gases con efecto invernadero.
El acuerdo al que EEUU se había suscrito el 10 de diciembre de 1997, consideraba Bush, le daba ventaja a los países menos desarrollados con industrias contaminantes pues no los comprometía a realizar grandes inversiones para ajustarse al protocolo.
Más tarde, en 2009 cuando se firmó el Acuerdo de Copenhague, pese a que el país norteamericano si firmó, todo quedó en intensiones pues el gobierno de Barack Obama manifestó a través de una carta a la Organización de Naciones Unidas (ONU) la pírrica meta de bajar sus emisiones en 4% para el año 2020.
En una entrevista publicada por Rusia Today (RT) a la escritora canadiense Naomi Klein, explicó que las medidas ambientales "entran en conflicto con el capitalismo desregulado", dejando claro que son práctias excluyentes la una de la otra.
Cabe destacar que el desapego a las medidas ambientales para proteger el planeta ya había sido expuesto por el magnate durante su campaña a la Casa Blanca.
Cambio climático no es cuento chino
Según un estudio publicado en 2015 por el World Resources, Estados Unidos es el segundo país del mundo emisor de CO2 (dióxido de carbono), sin embargo el actual Presidente norteamericano se ha referido al cambio climático como "un invento chino".

Con EEUU fuera del Acuerdo de Paris será casi imposible lograr la reducción en el calentamiento global, tomando en cuenta que se trata de un país que libera por lo menos el 15% de los gases contaminantes del mundo que además mantiene políticas de Estado antiecologistas y antiambientalistas.
Aunque el Acuerdo de Paris, estableció (previendo decisiones como la que acaba de tomar EEUU) que para poder abandonarlo los países deben esperar tres años, lo que no hace inmediata la salida del país de este acuerdo; es de esperarse que en ese lapso de tiempo el cumplimiento del mismo se reduzca o se anule dada la decisión de Donald Trump.
Abandonar acuerdos o tratados en materia ambiental no exime al gobierno de Trump, o a quien ocupe la Casa Blanca, de asumir su responsabilidad histórica en las afectaciones que impactan la temperatura del planeta y que son denunciados consecuentemente por miles de activistas, grupos sociales y gobiernos responsables.
03/06/2017 - 03:15 pm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog