Caracas, 31 de mayo de 2017.- “La lista de deseos de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el dirigente opositor Julio Borges y de la oposición violenta fue derrotada nuevamente por las posiciones dignas del Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP)”, expresó este miércoles la Canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez.


Durante contacto telefónico al programa Con el Mazo Dando que transmite Venezolana de Televisión, Rodríguez manifestó que los gobiernos de derecha del grupo intervencionista llegaron con sus mentiras a la reunión de Cancilleres de la OEA, donde leyeron la lista de deseos del dirigente opositor Julio Borges, al desplegar toda su fuerza de barbaridad, odio e intolerancia hacia Venezuela, para generar más violencia en la Patria de Bolívar; pero la mayoría digna en la OEA no le dio el respaldo a quienes han estado buscando y pretendiendo irrespetar su soberanía.
“Fue una batalla política que evidenció la pugna entre dos modelos: el hegemónico dirigido desde los centros de poder de los Estados Unidos y el modelo que propugna el respeto a la soberanía y a la independencia de los países”, dijo la Canciller.
La canciller adelantó que Venezuela participará en la próxima Asamblea General de la OEA a realizarse en Cancún, México, para defender los derechos legítimos de la Patria de Bolívar. “Allí llegaremos en marcha con los pueblos de Centro América, los pueblos de América Latina y el Caribe a defender a Venezuela y a ratificar nuestro retiro de esta organización. Justamente por las pretensiones intervencionistas de un grupo de países que no cuentan con el apoyo de la mayoría de los pueblos de la región al pretender imponerse sobre Venezuela”.
Por otra parte, informó que Venezuela derrotó obsesión imperial de EEUU que pretendía impedir elección de la 4ta comisión en la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Resaltó que está en curso un plan de intervención donde llegó el grupo de países llamado G15 con su plan de injerencia a buscar un consenso que no hubo porque irrespetaron el derecho internacional, pero se impuso la voz moral y de respeto escrito en las normas internacionales de países del Alba y el Caribe.