martes, 26 de enero de 2016

Un negro come candela

Hace poco tiempo, en una actividad electoral metido en la multitud, viendo que las cosas marchaban mal, sin temor ninguno y a riesgo de perder adeptos, lo escuche decir consciente de lo que estaba pasando y que hoy estamos sintiendo las consecuencia ¡Con cemento y cabillas no se hace revolución! Recuerdo entonces escribí en este mi portal Aporrea de forma irónica, que te despedirián.

No fue así, pero si pusiste la renuncia al partido, cuando terminaron las elecciones;


Ahora me doy cuenta que tu conducta revolucionaria, es aceptada por el proyecto y no me queda más que entenderlo como un logro.


Particularmente creo que mi hermano pigmentario afrodecendiente (aunque yo soy negro) tiene la película clara y fue llamado a ocupar semejante cargo, por la experiencia que tiene de calle, aunado a la política curtida en una lucha de profunda raíz combativa, traída desde el maestro Prieto Figueroa, reafirmada en tiempo de Chávez.


Es que la conducta irreverente del negro, siempre a estado clara, muy pocos recuerdan, cuando en uno de sus debates en los inicios del proyecto, se pregunto, si Chávez se había fumado una lumpia; esa irreverencia de aquel tiempo en vez de sacarlo de la fila de la revolución, hizo a nuestro líder entrar en razón y es lo que hoy vuelve a pasar: es el más idóneo para incentivar unas bases verdaderamente encaminadas hacia el rescate del legado; es el que puede encender las calles de la PATRIA del tan necesitado fulgor revolucionario; no es fácil después que el capitalismo a penetrado tanto, pero su experiencia puede plantear por donde tenemos que entrarle a la batalla y deslastrar todo esos vicios que arrastramos, centrándonos en lo único que puede sustentar el proyecto y no es más que la formación; aunque no será fácil; pero el negro plantea que no se debe hipotecar los ideales; es difícil con tantas deformaciones en la espalda, pero si intentar con el esfuerzo comunista, involucrarnos en lo que es necesario, mostrando al mundo de que estamos echo, para enfrentar nuestras dificultades y que sin formación revolucionaria, nuestro proyecto estará siempre en pico de zamuro, porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog