jueves, 1 de octubre de 2015

No es ciudad

JM. Rodríguez

Un urbanista profesor de la UCV, antiguo izquierdista, llamó abusos incalificables la acción del gobierno venezolano de defender nuestra soberanía en la frontera. No sorprende, se trata de la misma persona que, allá por 1999, manifestó su repudio al nuevo gobierno que pretendía desconocer el modelo de ocupación territorial que la sociedad venezolana ha venido construyendo a lo largo de cinco siglos…


Ahora el profesor, defendiendo la metrópoli binacional… que imagina allí, se asombra del parroquialismo asustadizo… que no entiende que los desequilibrios económicos y sociales no se originan en la cuestión nacional sino en las disparidades de desarrollo… ¡Que Marx ni ocho cuartos!

Los arquitectos, los geógrafos, los sociólogos y, por supuesto, los filósofos, tendrían mucho que decir de estas dos afirmaciones “académicas”. Sería un reto dilucidar la profundidad de la episteme contenida en ellas. Yo, que creo estar lo suficientemente informado del mundo de la arquitectura, para que no me asombre la manera como la mayoría de los arquitectos miran la ciudad y a sus ciudadanos; repetiría aquello que alguna vez dijo Einstein, que si valoraba a Marx: El valor del producto se halla en la producción…

Y lo menciono porque a los arquitectos nos inculca, en todas las academias, que el valor de lo que hacemos está en la imagen. La pura visualidad, liberada de razones sociales y hasta de la fuerza de gravedad. Por eso en nuestra formación se sigue transmitiendo la renacentista convicción de la arquitectura como “arte de señores”.

Sólo esto explica, volviendo a la frontera, que el urbanista del cuento diga que lo que hay allí, repartido casi paritariamente entre ambos lados, conforman la metrópoli binacional más importante y activa de América del Sur, un organismo urbano integrado… Es el mismo razonamiento de esos arquitectos que hablan de Medellín como ciudad modelo. En la imagen que tienen no aparece los 259 “combos” que controlan las zonas de exclusión ni los 13 mil militares con armas largas que los complementan en la ciudad formal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog