jueves, 20 de agosto de 2015

¿La clase media es revolucionaria?

Por: 

Leyendo a mi muy estimado y respetado Roberto López de Marea Socialista, en el artículo titulado  "El ultraizquierdismo de Mario Silva y la clase media", en el portal www.aporrea.org, más allá de su acertado título, me sorprendió la claridad meridiana con la que Roberto aborda el tema de la clase media venezolana.

En lo personal nunca me he identificado como clase media, entre otras cosas porque mi origen es de clase obrera, y apenas después de graduarme he podido mejorar mi condición de vida con trabajo honesto para poder afirmar hoy que soy de una clase profesional media baja, con naturales aspiraciones de mejorar su condición de vida a pesar de la crisis.
Esta autoubicación de clase me permito referenciarla sólo después de la pertinente descripción de deseo o aspiración de clase que comentó Roberto, vinculado a la necesidad que tenemos los venezolanos de no ser menos de clase media, y por la profunda descalificación que esta clase ha recibido de propios y ajenos.
La clase media es una clase explotada con un status "privilegiado" por su formación o habilidades para ahorrar en función de estimular el consumo en una escala distinta a la asociada a su condición. También es destacada porque posee el talento para el emprendimiento productivo a pequeña escala, y fundamentalmente por su capacidad creativa. Es por ello que entender que de la clase media nacen las revoluciones y surgen muchos revolucionarios, no es una descripción sesgada, sino por el contrario, necesaria para comprender el origen de los procesos revolucionarios.
Se puede ser parte de un proceso revolucionario sin ser de izquierda, de hecho han existido revoluciones burguesas en el mundo, pero lo que no hay duda es que la clase media es un sector permanentemente inconforme, que vive más de la esperanza de las revoluciones que el resto de los sectores sociales.
Con o sin conciencia paradigmática, la clase media, es por naturaleza revolucionaria porque aspira y busca cambios permanentes, pero lo que necesita es definir el modelo aspiracional. Es en este punto donde los Partidos Políticos, Corrientes, Organizaciones Políticas, etc., buscan captar militancias comprometidas de gente con tiempo y capacidad de militar, y esta es la clase media, que ha nutrido todas las experiencias de acciones de izquierda del mundo con su gente más militante.
Pero la clase media también tiene sus dificultades, y estas se basan en el desclasamiento o ausencia de su propia condición. El sector clase media que se cree alta, y desprecia a los estratos pobres, nunca será clase media consciente, y por ende, difícilmente podrá mejorar su condición social, política y mucho menos cultural.
Hoy la batalla revolucionaria está no sólo en generar conciencia de clase a los sectores populares, y brindar herramientas para su emerger, sino la reubicación de clase de las capas medias, igual de explotadas por aquellos que viven del trabajo de los otros (corruptos, desfalcadores, etc.)
La solidaridad de las clases populares junto a las medias podría representar la superación de un modelo económico cúpular, especulativo y corrupto, y ese es el reto en una Venezuela rentista, que no soporta más el modelo de dependencia y de subordinación cultural, por lo que la clase media tiene y tendrá un rol relevante en los cambios por venir.
"Este artículo es originalmente publicado en el portal www.elestimulo.com"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog