jueves, 20 de agosto de 2015

El descaro de Maduro

Por:  


En el programa televisivo en contacto con Maduro del día 18 de agosto, el Presidente Maduro, se refirió a las venideras elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015. 

Entre sus comentarios podemos parafrasear lo siguiente: Hay un grupo político que ha sido incentivado desde la embajada Norteamericana, precisamente desde la CIA, para que dividiera al PSUV, pero que no lograron su objetivo pues no van para las elecciones.

A pesar que no dijo el nombre de la agrupación política todos sabemos que se refirió a Marea Socialista. 

Lo que dejan entrever estas declaraciones es que desde el gobierno y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se manipuló para que a Marea Socialista no se le aprobara su inscripción en el Consejo Nacional Electoral. Esto demuestra un claro descaro de los líderes de la revolución que no creen en la pluralidad democrática, pero alardean de ella discursivamente. Otra cosa que no entiende Maduro es la diversidad de pensamiento y la posibilidad de críticas dentro de la revolución. Creer que porque en el Gran Polo Patriótico (GPP) se aglutinan un cierto número de partidos político eso lo hace plural. No, están unificados allí bajo la egida del PSUV, bajo los criterios y parámetros únicos que establece la línea del partido.

Según el Presidente Maduro todo el que disienta es financiado por la CIA y pasa al bando contrarrevolucionario. Para su conocimiento, Señor Presidente, el descontento con las políticas del gobierno es muchísimo, quiere decir que todos esos millones de descontentos, pero que siguen siendo revolucionarios y socialistas, son financiados por la CIA? Parece que no, Presidente Maduro, sus comentarios no le hacen bien al proceso, por el contrario, contribuyen a abrir más la brecha entre los revolucionarios del proceso. No es serio acusar a todo el que hace críticas y observaciones de estar financiado por la CIA y de contrarrevolucionario. 

Lo ideal es que sopese esas críticas y evalué las posibles rectificaciones que puedan ser beneficiosas para el pueblo. En la medida que sigan evadiendo el problema de fondo, seguirán apareciendo voces críticas, que se unirán a la polifonía existente. Mientras los altos funcionarios del gobierno no vivan el día día del desabastecimiento, inflación, precariedad del transporte, largas colas para conseguir productos, especulación, entre otros, nunca podrán saber a qué se enfrentan realmente en esta guerra económica. 

Ya basta de discursos rimbombantes sobre la situación del país. No siga achacándoles la culpa a otros, asuma su responsabilidad. Lo que se necesitan son políticas certeras para acabar este relajo que ya va para tres años. Si los ministros y altos funcionarios no pueden con esta situación solicíteles la renuncia y busque personas idóneas que resuelvan la situación en el corto plazo.

Presidente, no siga viviendo en el país de Alicia, regrese a la realidad y ponga mano dura ante tanto desastre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog