domingo, 26 de abril de 2015

Honduras coquetea con la reelección presidencial

El 28 de junio del 2009 el presidente Manuel Zelaya fue sacado violentamente del gobierno en Honduras. Las imágenes del escuadrón de policía irrumpiendo en la casa del político y sacándolo a la fuerza le dieron la vuelta al mundo y provocaron una ola de indignación sobre todo en América Latina y el Caribe.
Zelaya propuso un gobierno de corte progresista a tono con los tiempos que corrían en la región, pero eso no fue bien visto. Eso, y su propuesta de presentar una consulta popular para elaborar una nueva Constitución y una Asamblea Nacional Constituyente. Todo, con vistas a la reelección presidencial, prohibida desde 1982.
Irónicamente, seis años después, la Corte Suprema de Justicia dio luz verde a la derogación del artículo 239 de la Cara Magna permitiendo entonces la reelección presidencial en la nación centroamericana.
El diario local La Tribuna explica que el fallo judicial, aprobado por cuatro de los cinco miembros de la Sala Constitucional, dejó sin vigencia el citado artículo que establecía además que “el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser presidente o vicepresidente de la República”.
El director de Comunicación Institucional del Poder Judicial, Melvin Duarte, confirmó que de esta manera se abre el debate sobre ese tema que estaba prohibido en la Constitución desde 1982.

Por ahora el fallo de la Corte solo ha generado polémica porque, según se conoció en medios locales, uno de los magistrados de la Sala de lo Constitucional revocó su firma y envió un texto explicando que no estaba de acuerdo con lo aprobado.
El recurso fue interpuesto además por 15 diputados del gobernante Partido Nacional y el expresidente Rafael Callejas (1990-1994), quien ya anunció su intención de correr en las primarias de la agrupación política.
Por su parte, Zelaya se pronunció sobre la medida aprobada el miércoles de la semana pasada afirmando que la mejor salida era un plebiscito. El representante del Partido Libre (Libertad y Refundación) escribió en su cuenta en la red social Twitter que todo era “ilegal, el golpe, el fraude y la propia Corte”. En otro mensaje dejó claro que para él “lo más fácil es derrotarlo (al actual presidente Juan Orlando Hernández) en las elecciones”.
Zelaya, quien además es coordinador general de dicho Partido, emitió un comunicado denunciando la existencia de “indicios para suponer que el Partido Nacional extorsionó a los magistrados”, y que de esta manera se violó nuevamente el Estado de Derecho”.
“Ante estos bárbaros acontecimientos, reitero que solo el pueblo consciente de sus derechos y unido con la oposición, podemos detener el abuso y el autoritarismo del actual gobernante”, manifestó.
El torbellino político en el cual está sumido esta nación centroamericana luego del golpe de Estado en el 2009, parece no tener fin. Ese proyecto de país interrumpido violentamente puede aprovechar esta nueva coyuntura y terminar de cuajar. Asimismo, tiene las puertas abiertas a convertirse realmente en la alternativa que miles de hondureños esperan y dar al traste con el bipartidismo imperante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog