viernes, 16 de enero de 2015

Una distante Noruega

Palabras alejadas

JM. Rodríguez

A pesar de tener más dinero que hielo, dicen que la ostentación se la dejan a la naturaleza. Hicieron con el petróleo un gigantesco fondo soberano. Señalan que lo suyo no son camionetas de lujo con vidrios ahumados, ni tiendas de fetiches de marca, ni filas para entrar a clubes nocturnos exclusivos. Un alto funcionario vikingo parece confirmarlo: Aquí respetamos el trabajo duro... así esto signifique que algunas personas muy talentosas se vayan a otros países…


Los noruegos no hablan de socialismo. Aquí lo hacemos en exceso, aunque nuestra ostentación lo contraríe. El jefe de alimentación, respondiendo a la crítica sobre el desabastecimiento de los Bicentenarios, dijo hace días: hay poco inventario en las redes de distribución de abastos y supermercados, debido a las fechas decembrinas que cayeron en fin de semana largo y que muchos distribuidores lo tomaron para descansar… Como la cosa dio pena, ahora dice que estaban en proceso de inventarios y abastecimiento.

Que lo haga la derecha se entiende. No les gusta el trabajo duro, eso es para los brutos, lo de ellos es el trabajo inteligente que realizan desde los restaurantes. Tienen una receta única para superar la crisis. Los “Chicago boys” acabaran con la inflación y el desabastecimiento privatizando todo. Incluyendo a los pobres.

A estas alturas resigno mi marxismo con la sentencia de Bolívar: El talento sin probidad es un azote… La probidad se define como honradez, honestidad, integridad y rectitud de comportamiento. Son valores que permite construir un colectivo templado en el razonamiento, la justicia, la equidad, la decencia y el recato. Es suficiente, sería toda una revolución.

No hay forma que ese colectivo se temple, ni florezca el trabajo duro, si el Estado no asume una implacable postura contra la corrupción, la ostentación y la habladera de pendejadas. Quiero suponer que a esto se refería el Presidente cuando afirmó que para ganar la guerra económica es necesario rectificar los errores de modelo, de gestión, los errores de dirección que hemos tenido…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog