domingo, 22 de junio de 2014

Luis Vicente León: Maduro todavía tiene popularidad suficiente para gobernar

El presidente de Datanálisis explica que el país está dividido en tres partes prácticamente iguales: chavismo, oposición e independientes. En su criterio, el Gobierno debe tomar decisiones económicas difíciles que no debería postergar mucho más, porque la población lo está “castigando” por la situación. El Mandatario es el líder de las fuerzas chavistas, tanto como Capriles lo es de las opositoras, subraya
Los números pueden gustar o no, pero no por ello dejan de decir sus verdades. Eso lo sabe claramente Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis. Amado y odiado a partes iguales en un país polarizado en el que cada quien “lee” los porcentajes a su gusto, León reporta -con base en los últimos estudios- que el presidente Nicolás Maduro ha perdido algo de popularidad, pero tiene la suficiente, la necesaria, para seguir gobernando.
En entrevista con elCorreo del Orinoco, el analista precisa, también, que Maduro es el líder del chavismo, igual que el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, lo es de la oposición. Ambos “tienen que capitalizar en la ruta modernizadora moderada”, opina, pero “ambos están presos: Maduro está preso de sus propios radicales, porque le da miedo tomar decisiones de apertura que lo hagan ver como si fuera un violador de ese famoso legado de Chávez que es más bien un grillo para la toma de decisiones”; y Capriles “es preso de Leopoldo López preso, porque es injusto el apresamiento de Leopoldo, y Capriles no ha querido enfrentarse abiertamente a Leopoldo porque siente que la gente lo puede percibir como una traición”.
TRES PARTES IGUALES
De acuerdo con León, la población de autodefine en tres grupos: el chavismo, la oposición y los independientes, que en este momento se reparten entre tres bloques casi iguales. “Estamos hablando de tres tercios en el país”, recalca.
El chavismo ahora suma entre 30% y 34%, porcentaje “que depende del momento y la encuesta”, y que ahora está “un muy poco más bajo de lo que era el chavismo” en la época del comandante Chávez (cuando el Presidente tuvo hasta 74% de respaldo popular y casi la mitad de la población se autodefinía como chavista, lo que implica que era “la potencia más grande que podemos recordar en cualquier movimiento político en Venezuela”).
Hoy “tampoco es que sea bajo”, pero “estamos hablando de muchos puntos menos que los que tenía en la época estelar” de Chávez, entre los años 2005 y 2006, ilustra. El analista recuerda que Chávez sacó 56% en las elecciones presidenciales de 2012, y no dejó de ser “un candidato estelar”. Incluso, asegura que, en su criterio, “era mejor candidato que Presidente, y cuando salía a ese ruedo movía la fibra de la población”.
La oposición, en cambio, “ha tenido una montaña rusa en términos de autodefinición política”, evalúa: Bajó “de una manera muy importante en los primeros años de Chávez, y llega a su peor momento histórico (16%)” cuando el Comandante tuvo la popularidad más alta. Después “ha recuperado terreno”, con problemas “de conexión en términos de liderazgo”, pero con una autodefinición que varía entre 28% y 30%. De hecho, refiere, el presidente Maduro ganó “por un punto porcentual”, lo que quiere decir “que la oposición logra la mitad de los votos”. En abril de 2013 un 25% de la población se autodefinía como opositora, y hoy “es 30%, cinco puntos más”.
Los independientes “representan 35% a 36%” al día de hoy. “En la mayoría de las mediciones los independientes son mayores que el chavismo y mayores que la oposición”, aclara, pero ello no quiere decir que estén buscando un liderazgo que sea chavista u opositor: “Es alguien que está permanentemente exigiendo que lo convenzan”. Son volátiles, y en la medida “en que te acercas a un evento estrambótico en lo político, o a una elección, ellos se reducen” porque toman una decisión.
Desde hace tiempo “chavismo y oposición saben que, para poder ganar, necesitan a los independientes; de hecho, los triunfos han sido dados por los independientes”. Chávez “lograba mayor penetración en los independientes que lo que lograba la oposición”, pero Maduro “parte a los independientes en partes iguales, y eso genera que la votación quede tan cercana” el 14 de abril de 2013.
El Mandatario, con el llamado “dakazo”, a finales del año pasado, subió alrededor de 12 puntos porcentuales, lo que le permitió “obtener una votación muy relevante para el chavismo” en diciembre de 2013, sostiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog