miércoles, 16 de abril de 2014

Proponen creación de la Gran Misión Juventud Campesina

A través de cinco ejes estratégicos, la Unión de Jóvenes del Campo (UJC) da el primer paso para delinear esta iniciativa que aspira incorporar en los próximos años, entre 900 mil y 1 millón de jóvenes a la producción de alimentos
Con la plena convicción sobre el papel que juega la juventud en el proceso histórico que vive el país y su incorporación en la producción de alimentos, del 4 al 6 de abril del 2014, se llevó a cabo la quinta edición del Encuentro de Jóvenes Campesinos “Producción y Lealtad”, donde se puso sobre la mesa la creación de la Gran Misión Juventud Campesina.
En el Centro de Formación Agraria Socialista “Quiboc”, en la parroquia Cabo José Bernardo Dorantes, Municipio Jiménez, más de 70 trabajadores de la tierra provenientes de estados productores (Táchira, Mérida, Zulia, Trujillo, Lara, Yaracuy y Portuguesa) se dieron cita para debatir y trazar cinco ejes estratégicos para dar forma a esta Misión.
La iniciativa es impulsada por la Unión de Jóvenes del Campo (UJC), basados en su compromiso con la Revolución Bolivariana y el legado del Comandante Eterno Hugo Chávez presente en el Plan de la Patria, para hacer de Venezuela un país potencia.

En ese sentido, y tras la declaratoria del 2014 como Año de la Juventud Bicentenaria, la muchachada campesina generó un documento en el que manifiesta su voluntad de desarrollar propuestas concretas para darle continuidad al proceso organizativo del Poder Popular (Comuna o Nada), mediante proyectos que fortalezcan la cultura campesina y productiva del país.

CINCO EJES ESTRATÉGICOS

En conversación con el Correo del Orinoco, Julio Garcés, integrante del colectivo UJC, detalló el contenido de los cinco ejes estratégicos plasmados en el documento que surgió durante el Encuentro Campesino, realizado en la entidad occidental.
En su primera línea programática se plantea La Organización, que pasa por la territorialización para involucrar a las familia campesinas como unidades de producción que permitan, inicialmente, el consumo propio.
Como segundo punto, Garcés explicó lo vinculado al proceso de Formación. “El punto anterior debe llevar a un tipo de formación orientada a los procesos productivos de la zona donde se desarrolla. Para ello se comenzarán a realizar talleres en mayo, junio y julio, que van direccionados a proyectos caprinos, mecanización agrícola, cultivos protegidos y cultivos organopónicos que se adapten al espacio físico.
La tercera directriz es concerniente a La Movilización, que a juicio del luchador social, “no es solo guiar a la población campesina hacia talleres de formación constantes sino en la movilización en defensa de nuestra soberanía alimentaria, realizar encuentros con colectivos de jóvenes del campo para hacer los intercambios necesarios para trabajar en función de elevar los niveles de producción hacia mercados direccionados como el PAE (Programa de Alimentación Escolar), Abastos Bicentenarios, BiceAbastos y/o la red de distribución pública de alimentos sin intermediarios”.
La Producción, como cuarta línea estratégica, se basa en incrementar los niveles de productividad del campo venezolano y orientarlo hacia mercados estratégicos. En tal sentido Garcés auguró que con la puesta en marcha de la Gran Misión Jóvenes Campesino, se deberían incorporar en los próximos años entre 900 mil y un millón de jóvenes.
“Solo con la incorporación de los jóvenes en el campo podremos desarrollar el Tercer Objetivo Histórico del Plan de la Patria, que no es más que convertir a Venezuela en un país potencia”.
El quinto y último eje engloba Lo Comunicacional, que consiste en dar a conocer masivamente los cuatro procesos anteriores.
“Estos son cinco elementos que se han colocado para la orientación de lo que sería un Plan Nacional de Atención a la Juventud Campesina, que puede derivar en la creación Misión Jóvenes del Campo, que apoyará el incremento de la producción de alimentos del país”.
Continuó: “No puede ser Venezuela una potencia sin contar con su juventud incorporada en sus procesos productivos propios, y la juventud debe estar ganada para ello”, argumentó Garcés.

PREOCUPACIÓN

Para Elvis Méndez, también integrante de la UJC, la realidad de la juventud campesina en el país es preocupante, al evidenciarse que la presencia de este sector de la población en ámbitos productivos es poca y con tendencia a la baja.
Según un diagnóstico elaborado por la referida organización popular en todo el país,  el 75% de la población productora de la tierra está comprendida entre los 65 y 70 años de edad.
Asimismo Méndez refirió como ejemplo, que de cada 10 productores caprinos jóvenes (llamados a dar continuidad al trabajo del campo heredado del ahínco de sus padres), solo 2 se mantienen produciendo. Los demás abandonan, venden los animales, se dedican a otra actividad económica o se quedan a las grandes ciudades.
“Los que con esfuerzo de sus padres han ido a estudiar a las grandes capitales, se quedan. Por ello, estamos en la necesidad de generar un sistema de intercambios de conocimientos que vincule a los jóvenes del campo y los de la ciudad, a través de un gran movimiento para que ambos definitivamente pasen a formar parte de los procesos productivos de la tierra”, puntualizó.
Subrayó que el Comandante Chávez delineó la importancia de convertir a Venezuela en un país potencia. “La Revolución Bolivariana debe ser una Revolución Productiva y en ese contexto, con un promedio poblacional que se ubica en los 24 años, estamos llamados a incorporarnos para el logro de este objetivo”, dijo el joven productor.

SISTEMA EDUCATIVO “URBANIZANTE”

Para Edduar Mendoza, la situación de los jóvenes del campo y el sistema educativo están íntimamente relacionados. A su entender, los muchachos que van a las grandes ciudades a estudiar se “urbanizan” y luego no regresan.
Por ello, se hace urgente crear mecanismos de incentivos a los jóvenes para que se reincorporen (unos) y se incorporen (otros) al trabajo de la tierra, “combatiendo el desarraigo y un sistema con una dinámica social que te dice es malo ser del campo. el niño, el joven que va a estudiar y capacitarse en las ciudades le da pena decir su origen, llevándolo a negar lo que es, desvinculándolo de su realidad su entorno”.
Instó a generar una “educación campesina” que no borre la identidad de los trabajadores y trabajadoras del campo y permita crear una educación de aula abierta (en espacio natural), permitiendo el contacto y reencuentro con la madre tierra y la comprensión del rol histórico y social del campesino desde sus espacios concretos.
Sobre la base de esta premisa,el colectivo de jóvenes planteó la creación de un currículo académico adaptado a las realidades de cada una de las regiones y a la producción del campo, con calendarios escolares ajustados a fechas y ciclos de cosechas, para evitar tanto la deserción escolar como el abandono del trabajo de la tierra.

LA COMUNA

Estos jóvenes campesinos hicieron un llamado al fortalecimiento de los procesos de construcción de las comunas, como herramienta fundamental para la articulación de circuitos productivos.
Exhortaron, en ese sentido, crear mercados populares que combatan el acaparamiento, la usura y los intermediarios.“Se trata de llevar la producción y venderla en las mismas comunidades articuladas, que permitan ir saliendo de la lógica del mercado y capitalista”.

HACIA EL PRIMER CONGRESO NACIONAL DE JUVENTUDES CAMPESINAS

Los integrantes de La Unión de Jóvenes del Campo indicaron que como parte del apoyo recibido por el Ministerio del Poder Popular para Agricultura y Tierras, a través de su titular Yván Gil, se tiene previsto realizar un Encuentro Nacional Campesino, en julio de este año.
La actividad que contará con la presencia de este colectivo, tanto en participación y apoyo en su organización, tomará lo que de allí se genera para realizar el Primer Congreso Nacional de Juventudes Campesinas en agosto.
Afirman que de acuerdo con lo que se establezca en el Encuentro Nacional, se iría al Congreso para escuchar y delinear los diferentes aportes de esa gran fuerza campesina que garantice y apunte hacia la construcción del Estado Agroalimentario entre el 2016 y 2017.
“Como un aporte a la consolidación del Gobierno Revolucionario del presidente Nicolás Maduro, nosotros planteamos que la Seguridad Alimentaria de la Patria es plantearnos la Seguridad Nacional, como objetivo fundamental para ser un país potencia, independiente, pleno y soberano”, concluyó Elvis Méndez.

Texto/José Sinue Vargas
Fotos/Aurimar Rodríguez – UJC

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog