lunes, 31 de marzo de 2014

El Vicepresidente boliviano invoca unidad con Chile


(ABI).- El vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, planteó el martes la necesidad de su país de acercarse a Chile, después de corregir el pasado, en alusión a la mediterraneidad boliviana, y potenciar Latinoamérica de cara al siglo XXI, durante una exposición magistral en la Universidad de Arte y Ciencias Sociales, en Santiago, cuyo auditorio terminó coreando ‘mar para Bolivia’.

‘Y nos acercamos en especial al pueblo chileno para decirle, de manera muy fraterna, muy cariñosa, a su pueblo, que los necesitamos, que nosotros no vamos a poder avanzar más, mucho más, si no hay otros pueblos que nos ayudan y que mejoran lo que estamos haciendo nosotros, que las revoluciones no triunfan si se encierran, que las revolucione triunfan si se expanden’, afirmó.
La alocución de García Linera, considerado uno de los más prominentes intelectuales latinoamericanos del momento, se registró dos días después que el presidente boliviano,Evo Morales, llamara a su análoga chilena Michelle Bachelet a mejorar la política que el dictador militar Augusto Pinochet (1973-1990) instrumentó respecto de Bolivia, signada por centenario diferendo.
Pinochet, que perfiló un canje territorial, y su entonces igual boliviano, Hugo Banzer, estuvieron a un tris de devolver a Bolivia su cualidad marítima por territorios que antes de la denominada Guerra del Pacífico sur pertenecieron a Perú, que también terció en laguerra contra Chile.
‘Hoy le decimos también al pueblo chileno que Bolivia se acerca con respeto y con optimismo no para quejarse de lo mal que hicieron nuestros antepasados, que lo hicieron mal, sino que se acerca para plantearles que juntos, juntos como hermanos, como latinoamericanos, resolvamos las cosas que hicieron mal los que nos antecedieron y que eso no solamente va a beneficiar a Bolivia sino que eso, que la solución de esas viejas heridas que aún sangran hasta el día de hoy, que no han cicatrizado, va a beneficiar a Bolivia pero también a América Latina y también va a beneficiar a Chile’, propugnó.
Bolivia demanda la restitución a su soberanía de una porción de litoral que perdió a manos de Chile en 1879.

García Linera recibió de la universidad chilena el título de Doctor Honoris Causa.
Durante poco menos de 40 minutos, el Vice boliviano, matemático y sociólogo, expuso ante el foro universitario, de centenas de estudiantes y profesores, el proceso constituyente de su país, entre 2006 y 2009, que coronó con la primera carta política del país andino amazónico sometida a la aprobación soberana en las urnas.
García Linera dijo que el siglo XXI perfila una suerte de competencia de bloques regionales y que los países que resuelvan saltarlos quedarán a contramano de las corrientes económicas y políticas en curso.
‘Nos acercamos a América Latina y al mundo con mucho con mucho entusiasmo, con mucho optimismo. La mirada que nosotros ofrecemos hoy al mundo con nuestro presidente Evo, con el movimiento indígena, es una mirada de integración, de esperanza. Les decimos a los hermanos chilenos que juntos, uniendo nuestras economías, uniendo nuestros recursos naturales, uniendo nuestra culturas, uniendo con la cultura los recursos naturales de Argentina y de Brasil y de Paraguay y Uruguay y de Perú y de Ecuador y de Venezuela; juntos como un continente, como un estado continental plurinacional’ tenemos chance. El siglo XXI no es para países aislados’, vaticinó.
García Linera describió la cosecha, las marchas y contra marchas del proceso constituyente boliviano en momentos en que el Chile de Bachelet parece abonar el terreno para la redacción de un nuevo texto constitucional que reemplace al vigente, hecho a la medida de Pinochet a fines de los años ’80.
El Vicepresidente de Bolivia abundó asimismo sobre los logros la revolución democrática y cultural boliviana, que preside Evo Morales desde 2006.
El foro universitario retribuyó el discurso de García Linera con un aplauso cerrado y con un coro que, como hace 2 semanas en el Coliseo Caupolican, en Santiago, durante los actos de investidura de Bachelet, 5.000 personas demandaron la restitución de ‘mar para Bolivia’ después de escuchar al presidente Morales.
Desde entonces, en La Paz y Santiago no ha cejado la emisión de declaraciones, por autoridades de ambos países, respecto el litigio marítimo que los separa.
Fatigada después de décadas de negociaciones fallidas y cabildeos, Bolivia radicó, en abril de 2013, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), un proceso que obligue a Chile a sentarse a negociar con efectos vinculantes para la restitución de una franja de tierra sobre el litoral Pacífico.
Invadido por tropas chilenas su entonces puerto de Antofagasta en febrero de 1879, Bolivia resignó 400 km lineales de costa y 120.000 km2 de ricos territorios mineros.
Con la llegada de Bachelet al poder, por segunda vez en los últimos 9 años, la bilateral Agenda de 13 puntos, acordada en 2007 y que incorpora sin precedentes el reclamo boliviano de una salida soberana al mar, pareció recobrar la vigencia que perdió durante el gobierno del empresario Sebastián Piñera, los últimos 4 años.
En Santiago, La Moneda se ha dicho dispuesta a discutir los puntos de la Agenda excepto el referido al reclamo marítimo boliviano que deberá zanjarlo la CIJ, ante cuyo estrado Bolivia presentará en abril que viene la memoria de su demanda.
Por su parte el Palacio Quemado, en La Paz,  se manifestó dispuesto a escuchar una oferta concreta, a dialogar, pero sin retirar su querella en la CIJ, condición que Chile ha puesto para volver a conversar sobre el tema marítimo boliviano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog