sábado, 1 de febrero de 2014

LA VIOLENCIA: UN ARMA PARA FINES POLITICOS Y ECONOMICOS

Javier Monagas Maita
      El crimen y la violencia definitivamente se han convertido en una empresa lucrativa.  No hay dudas de que su potenciación genera beneficios políticos, económicos y estratégicos para todos aquellos cuya única meta en la vida es aumentar sus capitales económicos. Desde que tengo uso de razón vengo observando como día a día, todos los vehículos que sirven para interconectar a las personas, se han convertido en fuentes promotoras y difusoras de la violencia, el crimen y hasta sirven de instrumento de educación para el delito. Es común ver y oír videos, novelas, películas y documentales en los cuales de manera muy detallada se exponen métodos y formas de cometer crímenes y hasta elaboran con todo lujo de detalles como han de ser esos delitos, según el objetivo perseguido.  Mientras a la  misma vez, los mismos vehículos de promoción y magnificación del crimen  se convierten en herramientas de defensa de unos supuestos derechos humanos de los criminales, obviando intencionalmente los derechos colectivos. Es de esa forma como se emprenden campañas mediáticas muy intensas por la liberación de genocidas y corruptos descarados como Simonovich, Afiuni,  Mazuco, Carmona Estanga, gente del petróleo, entre otros.
       Mientras los inocentes del pueblo caen bajo las balas y puñales del narco paramilitarismo mercenario, traído a Venezuela gracias a las gestiones de la llamada MUD, Capriles Radonski, y con colaboración de Álvaro Uribe Vélez. Todos bajo la bendición del gobierno norteamericano. Las muertes de esos inocentes, son usadas como arma de ataque al gobierno, al estado y sus instituciones.
      Pero no es solo la gran prensa escrita, la televisión  y radio privada, las que sirven para esos perversos fines. Desde internet se teje una telaraña de complicidad en la cual participan las páginas principales de los motores buscadores de Yahoo, Google. Agentes de retransmisión de las basuras escritas en esos diarios podridos de la derecha y del sionismo criminal, desde correos o Mails. Son repicadores de escritos y videos engañadores que por una tarifa, se convierten en enemigos del pueblo y de la nación, repitiendo matrices elaboradas desde los centros de poder del imperio Sion yanqui.
        Este problema se fortalece con la inoperancia y candidez de las instituciones de gobierno encargadas de hacer y aplicar justicia, haciendo de la impunidad una llave que abre todas las formas de terrorismo sicológico y físico  que se pueden aplicar contra una nación y su pueblo.
     Planes tras planes, con sus respectivas y cansonas retoricas que al poco tiempo de ejecutadas, son echadas al olvido, mientras nada cambia. Perdón si cambian algunas cosas: se les cede más espacio y ventajas al hampa. Se les conceden medidas sustitutivas de libertad, se les conmutan penas a asesinos y estafadores peligrosos, se les acepta constituirse en poderes dentro de las prisiones, se les dan privilegios que hacen que los jefes de esas prisiones vivan con mayor confort que el pueblo todo eso alimentado, sostenido y defendido por ONG’S pagadas desde USA, funcionarios cómplices, agentes que se hacen los ciegos, sordos y locos ante las evidencias y de cuyas debilidades reciben una tarifa que les permite a la vez cubrir lujos que no pueden con sus sueldos precarios de empelados del estado.
     La violencia y el crimen es la novedad mediática y practica por la cual el imperio Sion yanqui ataca desde adentro a un país, lo desangra y luego, utiliza esa perversidad como justificación para una intervención militar, con la cual sus objetivos políticos, económicos y de dominación se concretaran.  Así pasó en Libia,  Irak, Afganistán. Está pasando en Siria, Ucrania, Yemen, Líbano, México, Honduras, Colombia,  y otras naciones Africanas.  Así está pasando ahora en Venezuela; poco a poco trasladan hacia nuestra nación toda la criminalidad y narco terror desde Colombia.
       El problema en Venezuela, es que la propaganda y magnificación mediática del delito y el crimen está ganando la batalla. El mismo pueblo inconscientemente sirve de difusor de la matriz, incluso hasta zorros viejos como José Vicente caen en la trampa des informativa, pues no hay elementos de acción concretas que deshagan esas matrices intencionales, lo mismo el gobierno.  Ya un gran porcentaje de las calles de Venezuela están convertidas en cárceles a cielo abierto. Donde las rejas dicen de la ignorancia y desconocimiento de lo fundamental del problema. Se le cede espacio al delincuente y se encierran los inocentes. Esa actitud no hace más que fortalecer a los delincuentes, envalentonarlos y hacerles ver que ellos son el poder real y practico.  En la práctica se acepta  al crimen y al criminal como una institución establecida y se le entrega potestad de acción y hasta cuotas de poder político. Así vemos a un asesino confeso, convicto y sentenciado desempeñando una curul el la asamblea nacional y hasta dispone de espacios mediáticos para exigir la libertad de sus cómplices http://diariodecaracas.com/politica/mazuco-hay-que-reforzar-la-frontera-zulia-video
     En definitiva, en Venezuela se pretende combatir al delito, el crimen y la invasión terrorista imperialista con concesiones graciosas y con cesión de espacios y poder, a los agentes del delito. El crimen organizado, político y mediático terrorista marca la pauta. Pese a no ser tan intensa su fortaleza, la permisividad, la impunidad, hacen que se perciba como un poder más en la nación.
      A la larga, esa impunidad solo servirá de caldo de cultivo para que la anarquía se instaure, pues están obligando a que los sectores de avanzada del pueblo se organicen y tomen la justicia en sus manos. Solo volteen hacia Michoacán. Después no digan que no estaban avisados.
 
(*)Abogado Con Patria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog