lunes, 10 de febrero de 2014

Hoy se vence el plazo dado por el Presidente Maduro para ajustarse a Ley de Precios Justos

El vicepresidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, el economista Jesús Faría, sostiene que la norma no es una amenaza a la producción sino “un ultimátum al acaparamiento, a las prácticas especulativas y a las ganancias usureras”
Hoy se cumple el plazo fijado por el presidente Nicolás Maduro para la plena adaptación a la Ley Orgánica de Precios Justos. El presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, anunció que acudiría al Tribunal Supremo de Justicia para solicitar su nulidad, pero el mandatario nacional, Nicolás Maduro, ratificó el sábado que el país debe acatar la normativa y de nuevo les tendió la mano a las empresarias y los empresarios que quieren trabajar.

El vicepresidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, el economista Jesús Faría, sostiene que la ley no es una amenaza a la producción -como lo argumenta la cúpula empresarial- sino “una amenaza y un ultimátum al acaparamiento, a las prácticas especulativas, y a las ganancias usureras. Contra eso está dirigida”.
Tal como lo explicó, son “todos los sectores de la economía venezolana que estén vinculados a esos negocios ilegales y oscuros los que serán impactados por supuesto por esa ley”. Pero “los productores y comerciantes que tengan un sentido mínimo de su responsabilidad en la sociedad, y que cumplan con las normas no tienen absolutamente nada que temer. Aquí habrá mucha responsabilidad en la aplicación de la ley”.

NADA CONTRA LA PROPIEDAD PRIVADA

La aplicación de la ley “no tiene absolutamente nada que ver con una supuesta intención del gobierno revolucionario de arremeter en contra de la propiedad privada”, aclaró Faría. “Nosotros estamos muy conscientes del rol importantísimo que juegan los empresarios privados, y nosotros somos los primeros interesados en que ese sector de la economía experimente un desarrollo dinámico, porque eso aporta a la sociedad en su totalidad”.
No obstante, insistió, “ese dinamismo no puede estar determinado por la lógica de la usura, la lógica de la especulación; ese dinamismo tendrá que estar determinado por las grandes necesidades que establece la Revolución Bolivariana”.
El parlamentario apuntó que el venezolano es “un gobierno del pueblo” que aspira a “desarrollar un sector económico socialista, con un patrón tecnológico, productivo y social y ético, absolutamente distinto al capitalista”, pero que está consciente “de que existe una economía privada, y que esa economía privada debe desarrollarse. Ahora, la lógica de ese desarrollo la va a imponer la Revolución, el Estado”.

-¿No se va a traducir la aplicación de la ley en que desaparezcan bienes que ya no se consiguen?

-La ley no va a generar ese efecto. Ahora, existe el riesgo de que sectores muy poderosos utilicen su poder para generar esa reacción de tal manera de plantear un chantaje al Gobierno Bolivariano: “si no eliminan esa ley no habrá producción suficiente”. Eso lo han hecho en muchas oportunidades. Lo hicieron contra el presidente Chávez en muchísimas oportunidades, y eso jamás doblegó al Gobierno; todo lo contrario, salieron los empresarios muy golpeados, con un costo muy elevado, con quiebras de cientos de miles de empresas. Es decir que ese no es el camino que se les recomienda a estos empresarios…

-No retar al Gobierno.

-Sí, ese desafío al gobierno sería el peor escenario para ellos. En el pasado ya obtuvieron enormes pérdidas y la Revolución no retrocedió en su empeño de avanzar por la senda del proyecto bolivariano. Eso está claramente establecido.

PUGNA HISTÓRICA

Tal como lo refiere el parlamentario, en Venezuela “hay un proyecto de grandes transformaciones, hay una pugna política histórica, expresión de la lucha de clases. Nosotros tenemos un proyecto socialista y ellos tienen un proyecto neoliberal” y de subordinación “a las corporaciones imperialistas”.
La ley, añade, “ataca un bastión fundamental de esta economía parasitaria y de los intereses de esos sectores. No podía ser de otra manera. La reacción natural de un sector que ha obtenido colosales, jugosísimas ganancias a raíz de sus prácticas que han ejercido por muchas décadas” es la que se ha registrado, comentó.
La respuesta no será solo la de opinar contra la norma en los medios de comunicación, sostuvo, sino que también se expresará con “prácticas que puedan generar algún tipo de presión y traten de chantajear al gobierno revolucionario”. En este sentido, Faría aclaró que el gobierno del presente no es el mismo de 2002, porque “ha acumulado una experiencia y un capital extraordinario con el comandante Chávez al frente” y además tiene “una capacidad de respuesta financiera muy importante con Pdvsa al servicio del estado, y no al servicio de una elite plutocrática y de las grandes transnacionales”, aparte de contar con “una gran capacidad de distribución de alimentos que no tenía”.
De acuerdo con sus cálculos el Estado atiende al menos a la mitad de la población mediante las redes de comercialización.
“Yo diría que sin ese potencial que nos legó el comandante Chávez, que nos dejó el comandante Chávez instalado, nosotros difícilmente hubiéramos podido superar el año 2013 sin altísimos costos políticos, incluyendo una derrota dura en diciembre”.
La soberanía alimentaria, enfatizó, “garantiza no solamente felicidad y bienestar para el pueblo, sino también un fundamento esencial para la estabilidad política del país”.

SUFICIENTE GANANCIA DE 30%

-¿Vale la pena para un empresario o una empresaria producir con ese margen de ganancia y en esas condiciones? Porque siempre se alega que no es suficiente, que hay inseguridad jurídica, que 30% es poco.
-Es una excelente pregunta. Fíjate, el capitalismo se guía de acuerdo a una lógica muy parcial y muy cortoplacista, la mayor ganancia para el capital privado.

-Y rápida.

-Sí. Esa es una visión rapaz de la sociedad y de la dinámica social. Y esa lógica se ha traducido en una tremenda inestabilidad histórica del desarrollo del capitalismo; las crisis cíclicas a lo largo de casi 200 años hablan por sí solas. La crisis actual que vive el capitalismo, la mayor de toda la historia, es expresión también de eso: del afán desenfrenado de los capitales individuales de obtener las mayores ganancias. Eso genera una tremenda inestabilidad, eso se traduce en desequilibrios muy importantes que impiden que el capitalismo mismo se pueda desarrollar de una manera estable.
Al regular las tasas de ganancia se impedirá que adquieran “niveles usureros y que el capital, sobre todo los grandes capitales y los monopolios, obtengan un poder extraordinario en muy poco tiempo”. Pero al limitar el margen de ganancia “se puede generar una dinámica mucho más estable”.
Las empresas, estimó, “se pueden realizar, como unidades de producción capitalista, con esas tasas de ganancia; esas tasas de ganancia garantizan mayores niveles de equidad” y capacidad de consumo de la población. “Eso le da mucha fuerza al dinamismo económico, abre mercados para que la producción pueda crecer” y de esta manera “el capitalismo, sin dejar de ser capitalista, se fundamenta en un piso mucho más estable”.

-¿La ley garantizaría eso?

-La ley apunta en esa dirección. Es decir, que se establezcan tasas que sean aceptables para los empresarios, que permitan que los empresarios puedan seguir funcionando pero también garantiza mayores niveles de equidad que le dan fortaleza al consumo y le dan fuerza al mercado que es una locomotora importante para el desarrollo de la producción.
En esas condiciones, reflexiona, “la empresa individualmente se puede desarrollar en el largo plazo de una manera mucho más estable. Renuncia a ganancias exorbitantes y parasitarias que traen trastornos de una manera periódica, y muy dura”.

REGULAR

-¿Hay experiencias en otros países que puedan ratificar eso?

-Sí. Existe el modelo capitalista escandinavo; incluso, algunos llegan a decir y a afirmar que ese es un modelo socialista, pero no es, y lo que estamos aplicando nosotros tampoco es una medida socialista: es una medida para regular el capitalismo y eso no es negativo en sí mismo, porque nosotros no nos estamos deteniendo allí. Estamos viendo esta regulación como un punto, en este momento, absolutamente necesario para crear las condiciones y poder potenciar las fuerzas que nos van a llevar al socialismo.
El diputado, quien tuvo muchos años de militancia en el Partido Comunista de Venezuela y ahora forma parte del Partido Socialista Unido de Venezuela, cita a Vladimir Lenin, quien decía que “el marxismo era el análisis concreto de la realidad concreta, y en esta situación concreta lo que se plantea es garantizar la estabilidad de la economía y de la sociedad, y eso es lo que estamos haciendo”.
Faría remarca: “Nosotros lo hacemos para solucionar un problema clave y seguir avanzando en la superación de la lógica capitalista. Pero en este momento donde el problema fundamental, y ese es el que tenemos que atacar, es la especulación, es la inflación, es el desabastecimiento, es la usura, es el abuso de sectores económicos muy poderosos, nosotros tenemos que aplicar lo que en este momento está a nuestro alcance, y eso es regular la situación”.

-¿De cuánto es la ganancia habitualmente en el país?

-Las tasas de ganancias de la economía venezolana son de las mayores del planeta.

-¿De cuánto?

-Superan 50%, superan 100% y en algunos casos pueden llegar a 200% y a 300%. Las inspecciones que hicieron en noviembre y en diciembre los ministros del Gobierno Bolivariano evidenciaron que habían productos que registraban tasas de ganancia que alcanzaban 800%. Eso es algo absolutamente inaceptable. El sistema capitalista está construido sobre una lógica moral o inmoral, una lógica ética o antiética que nada tiene que ver con el humanismo, que nada tiene que ver con la sociedad, y las necesidades del pueblo, que nada tiene que ver con la estabilidad. La lógica del capitalismo es precisamente la maximización de la ganancia que atenta contra de valores esenciales y elementales de la civilización.

ELEMENTO DISUASIVO

-¿Solamente la sanción, el temor a la sanción, a los 14 años de prisión para el contrabando puede ser un elemento disuasivo?

-Ese es un elemento de disuasión, y toda política debe estar acompañada por factores de cohesión, ahora, nosotros tenemos que darle un sustento real a esa política y el sustento real de toda ley y de toda política se fundamenta en la creación de condiciones para desarrollar el propósito que persigue ese mecanismo o ese instrumento legal. La sanción limita un daño, restringe un fenómeno, aplaca o trata de aplacar un flagelo, pero una ley sobre todo en el marco de una revolución no puede limitarse a la contención de un fenómeno, sino buscar la forma de transformar una realidad.
En el país se requiere aprobar y aplicar leyes y adoptar medidas que impulsen mayores niveles de desarrollo económico, alega. Lo que ocurre en el presente es producto de “raíces estructurales que están tambaleando la estabilidad de la sociedad venezolana. Entonces, nosotros tenemos que eliminar, abolir esas raíces”. Ello implica, concluye, superar la economía rentista y parasitaria.

CONTRABANDO COMO FORMA DE DESESTABILIZACIÓN

Para Jesús Faría, el principal problema que debe afrontar la nación este año es el económico, y en ese contexto, el contrabando, que “está causando estragos terribles”.
El parlamentario enfatizó que no hay sociedad que pueda estabilizarse con un contrabando de extracción de más de 40%. Por el contrario, “la van succionando; le van consumiendo su fortaleza productiva, su fortaleza financiera, la capacidad de ahorro internacional, y cuando vamos a ver, ya la economía no sirve para absolutamente nada”.
El dirigente señaló que “todas las economías, todas las sociedades que han transitado una Revolución de carácter social han tratado de ser desestabilizadas por la vía del contrabando de extracción, absolutamente todas. Esa es una modalidad de la guerra económica que aplica la contrarrevolución en contra de estos proyectos de transformación”.

T/ Vanessa Davies
F/ María Isabel Batista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog