domingo, 23 de febrero de 2014

HABITANTES DE CHACAO YA NO AGUANTAN MÁS TRANCAS DE CALLES, DESTROZOS Y QUEMA DE BASURA


Un poco más temprano, el municipio despertaba lentamente con la resaca de otra velada de protestas, quema y obstaculización de basura en sus calles.
El municipio menos denso y más rico del área Metropolitana, se desmorona ante la creciente tensión entre vecinos por las acciones de protesta que realizan desde hace una semana en calles y avenidas de Chacao, La Castellana, Los Palos Grandes y Altamira.

Son casi las doce del mediodía en la calle Élice, que sube de la Francisco de Miranda, un grupo de vecinos, todos opositores, discuten acaloradamente.

“Si quieres tumbar a Maduro vete a Miraflores. Y si quieres quemar basura, quémala frente a tu casa. No estoy de acuerdo. En 2002 sí nos caímos duro con Leopoldo (López), no como ahora, que se ponen a hacer esto y si viene la Guardia salen corriendo y uno se queda tragando humo”, apunta un hombre moreno que discute con una joven que le responde: “Chacao tiene que dar el ejemplo, ¿no entiendes?, por eso es que el país está como está, por ignorantes como tú”.

La realidad supera a la ficción, en Chacao habitan poco más de 71 mil chacaoenses en no menos de 13 kilómetros cuadrados, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). Más de 80 por ciento de sus votantes no simpatizan con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, según resultados de los últimos comicios presidenciales publicados en el portal electrónico del Consejo Nacional Electoral. Sin embargo, la convivencia y la tolerancia ciudadana van en franco deterioro, a pesar de compartir la misma posición ideológica o las ganas de cambiar de gobierno.

Un poco más temprano, el municipio despertaba lentamente con la resaca de otra velada de protestas, quema y obstaculización de basura en sus calles. Las cuadrillas de trabajadores de recolección de desechos sólidos no se dan abasto en la Francisco de Miranda.

“Hermano, esto es puro trabajo. Todos los días lo mismo: salir, recoger potes, basura y escombros para que los vuelvan a tirar por la noche. Pero ¡qué vamos a hacer, si no los recogemos nos caen encima y si lo hacemos también!, porque ellos (los que protestan) quieren que todo quede así como si fuera una guerra”, refiere un obrero vestido de anaranjado que prefirió no identificarse.

Las manchas negras y los vidrios en el asfalto, así como aceras, brocales y vallas de publicidad rotas, reflejan lo ocurrido tras ocho días de protestas nocturnas. Un cartel pegado en un negocio pide apoyo para la policía local: “Ellos no van a arremeter contra ti. Recuerda, esta es una lucha de TODOS, debemos mantenernos firmes y unidos para lograr el país que queremos. ¡Arriba nuestros estudiantes, apoyemos nuestra juventud. Libertad...!”

Hasta el momento, el alcalde opositor Ramón Muchacho reportó innumerables destrozos al inmobiliario público, y ha pedido respeto para la propiedad privada, reconociendo que la policía no se da abasto para atender la situación en el municipio. Cada jornada deja tras de sí basura y un sinnúmero de vecinos afectados por asfixia y crisis hipertensivas, porque los protestantes utilizan los apartamentos para resguardarse del orden público.

Esto precisamente es lo que divide hoy a los vecinos de estas zonas de Chacao, que ya no ven con buenos ojos los efectos que tienen dichas protestas en su calidad de vida y derecho al libre tránsito.

“Es que no son de aquí, yo te digo, veo a tres chamos que andan prendiendo un candelero y llega una camioneta y se los lleva, resulta que viven fuera del municipio, pero vienen acá a protestar. Los que vivimos aquí somos los que salimos perjudicados con todo esto”, expresa con angustia el señor que discute ante una barricada.

Chacao es el segundo municipio con la menor población del área Metropolitana y la mayor concentración de riqueza del este de la ciudad. Ello no es obra de la casualidad, sino de un proyecto impulsado por el sector inmobiliario a finales de los noventa cuando se veía el potencial para estimular un "boom" comercial en la zona.

“No estoy con Maduro, pero esta no es la forma, todos los días despertamos sofocados por la basura quemada. Esto es un desorden, empieza a las ocho y luego no hay quien lo pare. Es tal el desastre que hay quienes aprovechan para robar los vehículos, lo vi con mis propios ojos”, señala Aura Bautista, vecina del casco central de Chacao.

En el territorio se ubica la Bolsa de Valores de Caracas, la mayor cantidad de centros empresariales y comerciales, así como instituciones públicas, grandes hoteles y zonas residenciales de lujo.

Los comercios ayer abrieron parcialmente, dejando la mayor parte de sus fachadas tras la celosía de sus santamarías, no son pocos los que sufren del autoasedio infligido por sus habitantes.

“¿Quién puede estar con esto? Estamos destrozando nuestro municipio, los restaurantes están en deuda con los proveedores y los mercados se están quedando sin provisiones porque nadie quiere traer despachos a la zona. Así nos vamos a morir de hambre y Maduro en Miraflores”, decía en una mezcla de chanza y desgano un comerciante que no quiso identificarse para evitar la intolerancia de vecinos.

En el bloqueo de la calle se puede ver a un grupo no mayor de doce personas, entre jóvenes y los muchos más no tanto, defendiendo unas alcantarillas levantadas.

Los manifestantes discuten que el alcalde mandó anoche a la Policía Municipal a reabrir la vía. “Este tipito se nos volteó, está con Maduro. Sí, vinieron y amenazaron a los muchachos con tiros al aire y todo”, revivió una de las presentes.

El miércoles pasado la comunidad en la zona se reunió con el alcalde y la policía, le pidieron a Muchacho el reestablecimiento de la autoridad en el municipio.

“Ahora dicen que Muchacho es chavista porque les mandó la policía. Pero ¿qué quieren si se acordó por mayoría que no impidieran el tránsito a los vecinos y que no se quemara más basura?, porque ya hay demasiados viejitos que han sufrido de asfixia por la quemadera. Anoche cuando vino Polichacao los recibieron a botellazos, ¿y así van a tumbar el gobierno?”, dijo Ana Guzmán, vecina de la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog