domingo, 23 de febrero de 2014

Guatemala: El Pacto Hambre Cero cumple hoy dos años

(AGN).- El Pacto Hambre Cero de Guatemala cumple hoy dos años de haber sido implementado por el Gobierno de este país, y hasta la fecha esa estrategia ha logrado reducir las muertes de niños a causa de la desnutrición aguda, mientras tanto, las autoridades intensifican su lucha para reducir el hambre.
2ceefecebcbb374cfdb134ad1d63fead_L
Según datos del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social(MSPAS), el principal logro del Pacto en 2013 fue haber recuperado a 17.440 niños desnutridos menores de cinco años, mientras que otros 5.425 menores que estaban a punto de morir a consecuencia de la desnutrición aguda fueron salvados.
“La razón de mortalidad materna la bajamos en 3 por ciento, y se han priorizado los 174 municipios que integran el Plan Hambre Cero. El año pasado, en 155 municipios no murió ninguna mujer y en otros 252 municipios no hubo decesos de niños desnutridos”, sostiene el ministro de Salud, Jorge Villavicencio.
Hambre Cero busca reducir en 10 por ciento la prevalencia de desnutrición crónica que afecta al 49,8 por ciento de infantes menores de cinco años en este país (el más alto de América Latina),  así como disminuir las muertes a consecuencia de la desnutrición aguda; y reducir los índices de pobreza a través de la seguridad alimentaria.

La estrategia constituye uno de los tres ejes del gobierno del presidente Otto Pérez Molina, y fue lanzada el 16 de febrero de 2012 por el Organismo Ejecutivo, de manera conjunta con representantes de la cooperación internacional y del sector privado, en el municipio de San Juan Atitán, Huehuetenango, la región con la tasa más alta de desnutrición crónica en el país (91,4 por ciento).
Más compromiso
De acuerdo con Adrián Chávez, consultor del área de salud y seguridad social del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), para alcanzar la meta trazada es necesario que las 21 instituciones que integran esta instancia contra el hambre asuman más compromisos para llegar a todos los municipios donde existe mayor desnutrición.
“Cualquier esfuerzo que se haga para disminuir el hambre es positivo; y hay que reconocer que este gobierno ha trabajado en eso. Lo que en Guatemala no nos podemos perdonar es que los niños mueran de hambre”, señaló Chávez.
En 2014, el presupuesto del Pacto Hambre Cero será superior a los 5.000 millones de quetzales (645,9 millones de dólares), lo cual representará un aumento del 1,2 por ciento versus los 4.939 millones de quetzales (638,1 millones de dólares) asignados el año pasado.
Según el ministro Villavicencio, otro aspecto importante es que se ha logrado reducir la  tasa de letalidad por desnutrición aguda “de manera significativa” en los últimos años; y es  que en 2011 la tasa de muertes de niños era del 2,1 por ciento;  un año más tarde se redujo a 1,08 puntos, y a finales del año pasado los decesos de menores se redujeron al 0,67 por ciento.
“El legado más importante es que se va a dejar este Pacto Hambre Cero y la Ventana de los Mil Días, no como un pacto sino como una política de Estado para el Gobierno de Guatemala independientemente de quién gane las próximas elecciones generales”, expuso el funcionario.
Las acciones de respuesta
A decir de German González, subsecretario técnico de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), los casos de desnutrición persisten en 166 de los 338 municipios de este país, “tenemos 850 comunidades bien focalizadas en 213 municipios, donde se registra más desnutrición y estamos trabajando para reducirlas”, aseguró.
“La prioridad del Pacto Hambre Cero se encuentra enfocada en la metodología de reducción de la desnutrición crónica que se usa en todo el mundo; esta habla de intervenciones en escala masiva”, agregó el Subsecretario.
Registros de la Sesan dan cuenta de que en las primeras cinco semanas epidemiológicas de 2014, se detectaron 511 niños menores de cinco años con desnutrición aguda, es decir, 49,8 por ciento menos que los 1.018 casos reportados durante el mismo período del año pasado.
Para finales de este año, se esperan los resultados de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI) la cual se realiza con el apoyo de Estados Unidos y Suecia, la que ayudará a medir la prevalencia del retardo en el crecimiento, respecto de la edad de los infantes de menos de cinco años. AGN
Guatemala, 17 feb (AGN).- El Pacto Hambre Cero de Guatemala cumple hoy dos años de haber sido implementado por el Gobierno de este país, y hasta la fecha esa estrategia ha logrado reducir las muertes de niños a causa de la desnutrición aguda, mientras tanto, las autoridades intensifican su lucha para reducir el hambre.
Según datos del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), el principal logro del Pacto en 2013 fue haber recuperado a 17.440 niños desnutridos menores de cinco años, mientras que otros 5.425 menores que estaban a punto de morir a consecuencia de la desnutrición aguda fueron salvados.
“La razón de mortalidad materna la bajamos en 3 por ciento, y se han priorizado los 174 municipios que integran el Plan Hambre Cero. El año pasado, en 155 municipios no murió ninguna mujer y en otros 252 municipios no hubo decesos de niños desnutridos”, sostiene el ministro de Salud, Jorge Villavicencio.
Hambre Cero busca reducir en 10 por ciento la prevalencia de desnutrición crónica que afecta al 49,8 por ciento de infantes menores de cinco años en este país (el más alto de América Latina),  así como disminuir las muertes a consecuencia de la desnutrición aguda; y reducir los índices de pobreza a través de la seguridad alimentaria.
La estrategia constituye uno de los tres ejes del gobierno del presidente Otto Pérez Molina, y fue lanzada el 16 de febrero de 2012 por el Organismo Ejecutivo, de manera conjunta con representantes de la cooperación internacional y del sector privado, en el municipio de San Juan Atitán, Huehuetenango, la región con la tasa más alta de desnutrición crónica en el país (91,4 por ciento).
Más compromiso
De acuerdo con Adrián Chávez, consultor del área de salud y seguridad social del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), para alcanzar la meta trazada es necesario que las 21 instituciones que integran esta instancia contra el hambre asuman más compromisos para llegar a todos los municipios donde existe mayor desnutrición.
“Cualquier esfuerzo que se haga para disminuir el hambre es positivo; y hay que reconocer que este gobierno ha trabajado en eso. Lo que en Guatemala no nos podemos perdonar es que los niños mueran de hambre”, señaló Chávez.
En 2014, el presupuesto del Pacto Hambre Cero será superior a los 5.000 millones de quetzales (645,9 millones de dólares), lo cual representará un aumento del 1,2 por ciento versus los 4.939 millones de quetzales (638,1 millones de dólares) asignados el año pasado.
Según el ministro Villavicencio, otro aspecto importante es que se ha logrado reducir la  tasa de letalidad por desnutrición aguda “de manera significativa” en los últimos años; y es  que en 2011 la tasa de muertes de niños era del 2,1 por ciento;  un año más tarde se redujo a 1,08 puntos, y a finales del año pasado los decesos de menores se redujeron al 0,67 por ciento.
“El legado más importante es que se va a dejar este Pacto Hambre Cero y la Ventana de los Mil Días, no como un pacto sino como una política de Estado para el Gobierno de Guatemala independientemente de quién gane las próximas elecciones generales”, expuso el funcionario.
Las acciones de respuesta
A decir de German González, subsecretario técnico de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), los casos de desnutrición persisten en 166 de los 338 municipios de este país, “tenemos 850 comunidades bien focalizadas en 213 municipios, donde se registra más desnutrición y estamos trabajando para reducirlas”, aseguró.
“La prioridad del Pacto Hambre Cero se encuentra enfocada en la metodología de reducción de la desnutrición crónica que se usa en todo el mundo; esta habla de intervenciones en escala masiva”, agregó el Subsecretario.
Registros de la Sesan dan cuenta de que en las primeras cinco semanas epidemiológicas de 2014, se detectaron 511 niños menores de cinco años con desnutrición aguda, es decir, 49,8 por ciento menos que los 1.018 casos reportados durante el mismo período del año pasado.
Para finales de este año, se esperan los resultados de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI) la cual se realiza con el apoyo de Estados Unidos y Suecia, la que ayudará a medir la prevalencia del retardo en el crecimiento, respecto de la edad de los infantes de menos de cinco años.AGN
- See more at: http://www.agn.com.gt/index.php/component/k2/item/12991-guatemala-dos-a%C3%B1os-de-lucha-contra-el-hambre#sthash.8d0Xlw2V.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog