domingo, 5 de enero de 2014

Malvinas: 181 años de usurpación inglesa

Este viernes se cumplió un nuevo aniversario de la invasión inglesa a las Islas Malvinas que, a 181 años de usurpación al pueblo argentino, el Reino Unido perpetúa bajo una escalada militarista del Atlántico Sur como estrategia geopolítica para el control y saqueo de la región. Desde la cancillería argentina resaltaron el avance de la lucha pacífica y el apoyo internacional por la recuperación de la soberanía a través del diálogo diplomático, frente a la prepotencia militarista británica.


El 3 de enero de 1833, el imperio británico invadió las islas Malvinas desplazando a las autoridades argentinas y a quienes poblaban el archipiélago. En ese entonces el país argentino estaba en plena conformación y organización, lo cual fue aprovechado como contexto de debilidad por Reino Unido para avanzar sobre el control de territorios que en términos estratégicos le permitirían dominar en canal del Beagle y el estrecho de Bering.
Desde entonces el Reino Unido viola la soberanía argentina y desoye el llamado al diálogo diplomático mientras continúa con la militarización del Atlántico Sur. El Estado argentino ha intentado en diversas oportunidades discutir con el país invasor en base a una resolución de 1965 de Naciones Unidas.
A través de la misma la Asamblea General y el Comité Especial de Descolonización, “invita a los gobiernos de Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a proseguir sin demora las negociaciones recomendadas por el Comité Especial encargado de examinar la situación con respecto a la aplicación de la declaración sobre la concesión de independencia a los países y pueblos coloniales a fin de encontrar una solución pacífica al problema”. Hasta el momento, el organismo internacional ya ha emitido 40 resoluciones acerca del conflicto de Malvinas que han sido desoídas por las autoridades británicas.
En este nuevo aniversario, el Ministro de Relaciones Exteriores argentino, Héctor Timerman, recordó que “la usurpación británica de nuestras Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”, abarcan un total de “tres millones de kilómetros cuadrados pertenecientes al pueblo argentino, y sin los cuales la Argentina ve afectada su integridad territorial”.
En una columna en el diario “Página 12”, el diplomático resaltó la postura británica de “incremento en las acciones verbales” al referirse a la cuestión Malvinas, frente a “la actitud argentina, dialoguista y decidida a resolver en forma pacífica un conflicto colonial”, que a lo largo del pasado año, “ha recibido nuevos y más enérgicos apoyos en todo el mundo, incluyendo en la propia Gran Bretaña”.
Timerman hizo alusión al “referéndum” que el pasado abril impulsó el Reino Unido sobre los habitantes de las islas para opinar si quieren mantener su status político como colonia británica de ultramar, un hecho que por entonces la cancillería argentina calificó como un “nuevo capítulo de agresión colonial”. En este sentido, el diplomático señaló “el mal llamado referéndum, en el cual 1500 británicos de las islas decidieron seguir siendo británicos, es violatorio de las resoluciones de las Naciones Unidas” y destacó que el Comité de Descolonización de dicho organismo no lo reconoció en ninguna de sus resoluciones durante todo año.
“La falta de argumentos, y el amplio respaldo al derecho argentino a la integridad territorial, incita al Reino Unido a actuar y expresarse con la agresividad indigna de una potencia nuclear, que además es miembro permanente del Consejo de Seguridad”, aseguró el ministro y apostilló, “Gran Bretaña carece de autoridad moral en este tema, ya que es el país que más veces ha ignorado las decisiones de las Naciones Unidas, en especial cuando se trata de terminar con el colonialismo”.
Asimismo, el canciller destacó el “gran impulso” de la implementación de un Plan de Acción del Estado para llevar adelante medidas contra la exploración ilícita de hidrocarburos que el Reino Unido desarrollo unilateralmente en medio de la creciente militarización del Atlántico Sur.
“Todas estas acciones son llevadas adelante con la determinación de defender, en forma pacífica, los legítimos derechos del pueblo argentino a ejercer la soberanía en todo su territorio, así como a evitar que potencias extranjeras continúen expoliando los recursos existentes en las tierras y aguas ocupadas ilegítimamente por más de 180 años”, destacó el canciller.
Una lucha nuestroamericana
En la lucha pacifica que la cancillería argentina lleva adelante contra la prepotencia imperialista británica, es central el respaldo nuestroamericano de los distintos bloques –tanto de la UNASUR, ALBA y MERCOSUR-, mas no por una cuestión de solidaridad diplomática sino de defensa regional.
El refuerzo de las agresiones militaristas del Reino Unido sobre las Islas Malvinas obedece a la estrategia geopolítica británica a través de la cual busca extender su control y saqueo sobre los bienes naturales de los archipiélagos, pelear por el dominio sobre la Antártida y amenazar la seguridad nuestroamericana –minada de bases imperialistas-.
En dicho marco es que la OTAN mantiene la base Mount Pleasant en la Isla Soledad, instalada por Estados Unidos e Inglaterra en 1985, tras la guerra de Malvinas. Se trata de una fortaleza militar que cuenta con una pista de aterrizaje de 2 mil 600 metros de largo, apta para el despegue y aterrizaje de aviones de gran porte, así como de un puerto de aguas profundas para el atraco de submarinos, una verdadera amenaza para la soberanía de toda Nuestra América.
Cabe recordar que un año atrás, el primer ministro británico David Cameron, manifestó en un diario inglés que era “absolutamente primordial, tener jets y tropas estacionados en las islas”, a la vez que recordó que su país disponía de uno de los cinco presupuestos de Defensa más importantes del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog