lunes, 17 de junio de 2013

¿Es tan importante Colombia? ¿Por qué no ven la historia?

Javier Del Valle Monagas Maita (*)
La misma traición de ayer es hoy



La misma traición de ayer es hoy

      La realidad se impone por encima de los deseos y de las apariencias.  No basta con pretender algo si las condiciones no están dadas para obtenerlo.  Solo la habilidad y el engaño pueden hacer que las condiciones objetivas para un logro se den, esto es, alterando deliberadamente lo que es, por lo que parece.  Ciertamente que no reconozco a Colombia ni mas ni menos capacidad  emprendedora de la que posee en relacion a los demas paises de la region.  La diferencia estriba en que la oligarquía colombiana es inmoral, desfachatada, tracalera y traidora.  Mientras sus vecinos son honestos y responsables política, económica, ética y hasta en la amistad. La oligarquía colombiana es calculadora, sibilina y maliciosa.  No lo digo yo, lo afirma la historia con contundencia.  
      Nadie duda que el noble pueblo colombiano haya sido la gran victima de esa oligarquía rastrera.  Eso lo demuestra el estado  de depauperación en la cual vive la mayoría. Lo mismo que los despojan de sus tierras, los expulsan de sus hábitats naturales,  los fumigan con pesticidas peligrosos, los embarcan en guerras que no son de su incumbencia, los condenan a vivir en cinturones de miserias cerca de las ciudades principales, los saturan de violencia, de maldad, y cuando no, deben emigrar a otras naciones en masas.  Les hipotecan a intereses extranjeros, les expropian sus derechos humanos elementales así como el derecho a disfrutar un poco aunque sea de las riquezas de su nación.  En fin que el pueblo Colombia vive el la total desesperanza, pues cuando surge un líder de su seno, es cazado y asesinado.
      Ahora bien, esa conducta de la oligarquía colombiana, es por avaricia, por ambiciosa.  Por lo tanto, si debe humillarse ella misma con tal de tener ganancias y dividendos, no dudará en hacerlo. Como ejemplo les pongo la relación con USA  y ahora con Israel, de cómo entregaron todo el territorio de Colombia a los militares yanquis y a los narcos - paramilitares entrenados por Israel.   
      Entonces que el señor Cachaco Santos quiera aliarse con la OTAN, creo que es solo un parapeto.  Es parte del plan imperial contra Venezuela y contra la unión de la región sur americana.   Si hay algo que caracteriza a los países ejes de la OTAN, es su codicia y su ambición. No creo que gobiernos de países que han cometido toda clase de genocidios como los de la OTAN, en casi todo el mundo, vayan a tener un invitado que solo les restará de sus caudales o parte del botín obtenido de la muerte, así tan fácil.  Esa oligarquía colombiana debe pensar lo que pasaría a su economía si Venezuela, Brasil y Ecuador les trancan el comercio. Y claro que lo piensan. Fíjense como se pusieron bajitos cuando el comandante presidente Chávez les trancó el comercio por un corto plazo.   No creo que el comercio de Colombia con los países Europeos, con USA o Israel, vaya a ser tan beneficioso y tan efectivo como con los vecinos.  De paso, que le puedan conceder una relación comercial en igualdad de condiciones. esa organizacion crimianl solo usará a los soldados de colombia para el trabajo sucio, le dará unas limosnas al a oligarquia y los soldados y el pueblo que se jodan.
       Lo procedente es leerle la cartilla a esa oligarquía, incluso hacerle las observaciones necesarias y condicionarla a que se acabe de una vez con el proteccionismo estatal al crimen organizado, al  narco trafico, a la impunidad judicial.  Los países de la región, debemos solidaridad y apoyo es al pueblo de Colombia, no a esa mafia delincuente y estafadora que ha vivido toda su vida a costa del trabajo y del sacrificio ajeno.   Todos los miembros de  la UNASUR o CELAG,  podemos existir perfectamente sin Colombia, sin comercio y sin relaciones diplomáticas. Pero ¿podrá Colombia decir lo mismo? 
      No se puede permitir que nuevamente el maldito espíritu santandereano vuelva a traicionar la esperanza de un pueblo de toda una región, incluyendo al pueblo colombiano. Es el momento de poner las cosas en claro. No se puede sacrificar la felicidad de una inmensa mayoría,  para beneficio de unos buitres enfermos de poder y riquezas ajenas. Ya conocemos sus devaneos, sabemos de sus mañas. Pues pongámosle remedio a semejante  bajeza y dejémosle solos hasta que aprendan, pero la unidad regional no puede ni debe fallar. Lo mismo va para el gobierno de Perú y Chile. Uds. son parte de la región, pero no son imprescindibles. Hablo de las oligarquías y de los gobiernos traidores, no de sus pueblos.  El caso chile es similar al Colombiano, no olvidemos como se puso de rodillas ante los ingleses y en contra de Argentina en la guerra de las Malvinas, violado el TIAR.  Pero si a ver vamos, NO SON SUS PUEBLOS, SON LAS OLIGARQUÍAS Y SUS POCOS SERVILES. POR ELLOS, NO PODEMOS PONER EN RIESGO UN MOMENTO TAN ESTELAR PARA LA CONFORMACIÓN DEFINITIVA DE LA PATRIA GRANDE.  Nunca olvido un refrán que aprendí de pequeño: “cuidado con el cachaco oligarca colombiano, cuando no la hace entrando, la hace saliendo” refiriendo a la condición de traidor y cobarde de esa gentuza e inspirada en Santander.
      A veces me pongo a meditar  sobre el proceso de paz en Colombia y, si esa oligarquía estaría dispuesta a respetar  los términos acordados.  Es mi deseo que se de, que se establezca la paz en Colombia y el pueblo colombiano pueda retornar otra vez y con garantías a su querido terruño.  Pero conociendo al pájaro y también como caga, es difícil creer que no pondrá la plasta en el nido. Más aun si esa oligarquía es perro servil del imperio Sion yanqui y que éste, no le permite independencia ni libre albedrio propio. Por que de algo hay que estar seguro: en los gobiernos de Colombia hasta el presente, las decisiones se toman es a favor de los intereses yanquis. Los del país, es decir el pueblo. Eso no cuenta por que de segundo está el interés de la oligarquía. Si no vean el acuerdo ese de libre comercio, como afecta malignamente a las mayorías populares y favorece al norte.
     Cuando Santos dice  “el Ejército colombiano puede llegar distinguirse a nivel internacional”  sabemos a que se refiere. Ya tenemos miles y miles de acciones distinguidas del ejercito de Colombia: de falsos positivos, de masacres, de violaciones, de asesinatos, de torturas, de desaparecidos, desplazamientos forzados de poblaciones enteras,  de decenas de cementerios clandestinos, de acusaciones falsas, etc. Pero en su propio país, a excepción de la acción en el Sucumbíos ecuatoriano,  que fue una prueba dada por el imperio.  Como todos conocemos de las actuaciones lastimosamente distinguibles de la OTAN en Irak, Afganistán, Kosovo, Serbia, Pakistán, Libia, Siria, Somalia, Mali, etc.  Entonces si es cierto que el paraco mercenario ejército de Colombia se destacará.   De eso no hay dudas ¿Si fue sanguinario cobarde y despiadado con su propio pueblo, que no hará contra otro?
       Tengo la certeza que pronto el pueblo colombiano romperá el yugo opresor de esa bestial y sanguinaria oligarquía. En ello me apuesto hasta el alma, por que el pueblo de Colombia lo merece. Ese mismo pueblo hoy sale a las calles, pese al crimen de estado organizado para acallarlo. Para pedir paz y protestar por el asesinado de periodistas, sindicalistas, lideres obreros, lideres indígenas, lideres campesinos, lideres sociales, lideres políticos, lideres estudiantiles, pueblo organizado.  Ese pueblo merece vivir en paz y armonía con sus vecinos, sin peleas, sin rencores, sin odios sociales, sin oligarquías ladronas y saqueadoras, produciendo sin temor y sin narco traficantes asesinos al servicio del estado o conviviendo con el estado ¿Verdad señor Uribe, Señor Santos?

(*) Abogado con patria y esperanza
Facebook, Javier Monagas Maita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog