lunes, 17 de junio de 2013

El Nazismo fue creado por los Illuminati para conseguir el Nuevo Orden Mundial siguiendo el plan de la Carta de Albert Pike

Hace unos días una persona me preguntó acerca de las Tres Guerras Mundiales descritas en la carta de Albert Pike, principalmente sobre la Segunda Guerra Mundial: ¿Ya, y cómo sabían los Illuminati que existiría Hitler o el nazismo?
Bien, he estado investigando, y os voy a explicar mi conclusión, atando poco a poco los cabos, de la misma manera que he llegado yo. Al final de mi artículo pondré los enlaces a mis fuentes para que, si queréis, podáis leer los artículos completos y ver si estáis de acuerdo o no con mi exposición…
Para poder responder a esta cuestión debemos volver a la idea expuesta anteriormente de “Tesis x Antitesis = Síntesis” para explicar la creación del comunismo… Y para poder desarrollar mi teoría, es necesario hacer un alto en el camino para explicar por qué los Illuminati querían como Estado propio a Israel:
Esa respuesta empieza en el documental “Ángeles y demonios al descubierto” que colgué hace unos días. En él dice:

“En la misma época histórica se fundó otra hermandad secreta, los Templarios. El Priorato de Sión era una fraternidad de caballeros creada en la Francia medieval con la intención de mantener la estirpe merovingia y restaurar su monarquía en Francia. Su sede oficial era la abadia de NotreDam de Mont de Sion (perdonad la traducción si no es correcta, pero el francés no es lo mío…) en Jerusalén. En 1117, Balduíno I, rey de Jerusalén, quedó muy agradecido al Priorato por sus servicios para ayudarle a lograr el trono, a cambio, el rey negoció la fundación de los caballeros Templarios como extensión militar y administrativa del Priorato de Sión. Los caballeros Templarios se habían creado diez años antes con el fin de proteger a los peregrinos que se dirigían a la Tierra Santa. Durante su estancia en Oriente Próximo, los Templarios entraron en contacto con los musulmanes, incluídos los Asesinos [...] Los Templarios, bien preparados y organizados pasaron rápidamente a la clandestinidad y se llevaron consigo toda su riqueza. Se convirtieron en una sociedad secreta muy poderosa y con muchos fondos [...] pero con una nueva faceta: un odio aférrimo a la Iglesia Católica. Al mismo tiempo, el Priorato de Sión supuso que la Iglesia haría lo mismo con ellos, también parece que desaparecieron, pero sólo de la vista de la gente.
Durante más de 400 años [...] los masones, los Asesinos, el Priorato de Sión y los Templarios subsistieron como sociedades secretas relativamente aisladas con una influencia limitada. Hasta que, el 1 de Mayo de 1776, en Baviera, La humanidad vio lo que podía ser su peor destino. Adam Weishaupt, catedrático de derecho canónico, educado con los jesuítas, y que sabía mucho de ocultismo, formó una nueva organización secreta que aglutinaría a todas las demás con un fin inconcebible: hacerse con el control total del mundo y de sus recursos y dominar por completo a sus habitantes. Weishaupt la describió eufemísticamente como “Un Nuevo Orden Mundial”. Esta hermandad diabólica se fundó inspirándose en una síntesis de las ideas centrales de sociedades secretas anteriores. Combinó ingeniosamente los conocimientos y ritos secretos masónicos, el misticismo islámico, artes mortales y uso del hachís de los asesinos, el carácter influyente del priorato de Sión, así como la riqueza, poder, organización militar y venganza contra la iglesia católica de los templarios. A todo eso, él añadió sus conocimientos de ocultismo”
Bien, al decir “El Priorato de Sión era una fraternidad de caballeros creada en la Francia medieval con la intención de mantener la estirpe merovingia” estamos relacionando de manera directa al Priorato de Sión con los Illuminati, y si no, vuelve a mi post donde explico… “podríamos dividirlos en 13 familias [...] no deberíamos olvidarnos de los Merovingian, o familias reales europeas, que cada vez están cogiendo más fuerza…”
Aquí ya tenemos una conexión entre los Illuminati y el Priorato de Sión, con lo que podemos decir que los Illuminatis son Sionistas. Adjetivo que no debemos relacionar necesariamente con ser judíos:
“El Sionismo es un movimiento político internacional que defiende que todos los judíos del mundo debían fundar y consolidar un nuevo Estado, una nación única sobre una base étnica-religiosa. Hace décadas existió un sionismo de izquierdas, hoy prácticamente desaparecido, que defendía que ese nuevo Estado debía asentarse sobre un modelo económico socialista. El sionismo de derechas en cambio defiende un modelo capitalista militarizado, con un componente fascista cada vez más evidente. Este último tipo de sionismo es el que está dirigiendo el país actualmente, con aplastante mayoría.
Muchos judíos son declaradamente anti-sionistas ya que plantean que la fundación artificial de un nuevo país sobre bases étnica-religiosas derivará inevitablemente en posturas ideológicas xenófobas, como realmente está sucediendo. Defienden que, a la larga, la fundación de este Estado artificial se volverá en contra de los propios judíos socavando la universalidad inherente a la Torá. Por eso están orgullosos de declararse judíos iraníes, judíos estadounidenses, judíos canadienses, judíos españoles o incluso judíos palestinos. La mayoría son incluso anti-israelíes ya que piensan que los habitantes de este país están manipulando el fenómeno del holocausto exclusivamente con fines políticos y económicos.”
Bien, ¿os habéis fijado? “El Sionismo es un movimiento político internacional que defiende que todos los judíos del mundo debían fundar y consolidar un nuevo Estado“
¿Y recordáis la carta de Albert Pike?
“La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse aprovechándose de las diferencias entre los Fascistas y los Sionistas políticos. Esta guerra debe fomentarse para que el Nazismo sea destruido y el Sionismo político sea suficientemente fuerte para crear un estado soberano de Israel en Palestina. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Comunismo Internacional debe hacerse suficientemente fuerte para contrarrestar a la Cristiandad, que entonces será constreñida y controlada hasta el tiempo que la necesitemos para el cataclismo social final.”
Así, la primera conclusión es: Los Illuminati, sionistas, querían crear un estado soberano de Israel desde siempre…
Para ello, ahora sí, volvemos a la teoría tan interesante de “Tesis x Antitesis = Síntesis”:
Para poder crear el Estado de Israel, necesitaban a “algo” que fuese completamente lo contrario, igual que hicieron con la creación del comunismo como opuesto al sistema capitalista. Ese “algo” fue el Nazismo.
Cabe destacar que todos, y digo, Todos, los que promovieron el Holocausto eran judíos o tenían sangre judía, incluso Hitler. Sí, Hitler. Según el diario El Mundo “Hitler tenía raíces judías y africanas según los test de ADN practicados a su familia”.
Total… el 30 de Enero de 1933, Adolf Hitler se convirtió en Canciller del Reich Alemán. Cuando asumió el poder, estaba rodeado de cuatro consejeros principales y sus patrocinadores financieros.
1. Henry Ford. Fue un masón del rito escocés, grado 33. En 1919 Ford publicó un libro titulado “El Judío Internacional”. Aunque tachado, propagandísticamente, como anti-semita, él era un agente del sionismo encargado de llevar el anti-semitismo a Alemania y al centro de Europa. Al poner a los judíos en el exilio, así podría llevarse a cabo el plan de crear el ilegal Estado de Israel. (De acuerdo a http://www.reformation.org: “Lo que la mayoría de gente no se da cuenta es que Ford Motor Company era una subsidiaria de Standard Oil Company de los Rockefeller”).
2. Hjalmar Schacht. Masón del rito escocés. Él estaba conectado al English Scottish Rite Freemason Montague Norman y consecuentemente al Banco de Inglaterra de la City de Londres. Tal y como Eustace Mullins escribió en “Secretos de la Reserva Federa”, el Banco de Inglaterra está bajo el control de la familia judía Rothschild.
3. Rabbi Leo Baeck. Masón del rito escocés, grado 33 y un promotor de los planes judeo-sionistas. A fin de exponer la profunda sabiduría de los Nacional-Socialistas, él fue el asignado por Hitler para ser Presidente de la Diputación del Reich de los Judíos Alemanes.
4. Franz von Papen. Era un Caballero del Santo Sepulcro, una de las órdenes más altas dentro del Vaticano. Él fue el encargado para liderar la promoción de Hitler de tal manera que durante la distribución de poderes el Vaticano no quedara con ninguna desventaja.
Con lo cual, Hitler mismo no sólo era miembro de la Orden de Thule, sino que después de ver quienes eran sus cuatro consejeros principales, se podría decir que Hitler era un agente del Sionismo judío, del Vaticano y del Banco de Inglaterra (City de Londres).
Así que cuando la historia dice que… “Hitler consigue obtener creciente apoyo popular mediante la exaltación del pangermanismo, el antisemitismo y el anticomunismo, sirviéndose de su talento oratorio apoyado por la eficiente propaganda nazi y las concentraciones de masas cargadas de simbolismo”, deberían decir… “Hitler llegó al poder porque tenía que llegar al poder para poder llevar a cabo los planes que la Élite mundial tenía para la humanidad”…
En fin… Por eso, 25 años después de la carta de Albert Pike, en 1896, Teodor Herlz, presidente de la Organización Sionista y autor de “El Estado Judío”, escribió:
“Es esencial que el sufrimiento de los judíos…empeore…esto asistirá a la realización de nuestros planes…tengo una excelente idea…voy a inducir a los anti-Semitas a liquidar la riqueza de los judíos…los anti-Semitas nos asistirán así, en que ellos van a fortalecer la persecución y opresión de los judíos. Los anti-Semitas serían nuestros mejores amigos…”
Hitler sabía muy bien que el anti-Semitismo era una política racista que favorece absolutamente al judeo-Sionismo y al Estado de Israel, y que victimizaba aún más a los judíos, de manera que el Anti-Semitismo nazi retroalimentaba y fortalecía la posición del poder económico político de los judeo-Sionistas, concretando así los planes políticos del Sionismo y su demencial proyecto: el Novus Ordo Seclorum (o Nuevo Orden Mundial), sueño de los Templarios y objetivo último del judaísmo transnacional. El nazismo tiene su esencia en el judaísmo: fue creado, ideado y diseñado por la masonería y el judeo-Sionismo a través de la Sociedad de Thule, la teosofía, la ariosofía, y con los seguidores fanáticos de Teodor Herlz en el poder del Estado de Israel: los Rothchild, los Warburg, los Ford, los Bush, quienes financiaron y armaron al títere movimiento anti-Semita nazi.
Entonces… los que luchaban contra él, lo habían hecho llegar al poder previamente y después lo habían armado…
He aquí la teoría de “Tesis x Antitesis = Síntesis”:
Síntesis… quieren crear el Estado de Israel
Tesis… ya existen los judíos y los sionistas, que viven en Oriente Próximo pero no son musulmanes…
Antitesis… creación del Nazismo con el fin de obedecer a los planes globales de la Élite Mundial y de dar el segundo paso para poder conseguir el Nuevo Orden Mundial.
SIONISTAS x NAZIS = ISRAEL (con la destrucción de la Antitesis, en este caso)
Y ya puede explicar de nuevo la historia… “Pues el odio que tenía Hitler por los judíos responde al hecho de que siempre han sido, justa o injustamente, acusados de acaparar riqueza mientras el resto de la población de Europa pasaba hambre. Este odio exacerbado se introdujo en el subconsciente colectivo de la sociedad medieval y se ha mantenido hasta ahora. Hitler sólo buscó un culpable para justificar la caótica situación económica alemana y se aprovechó del tradicional odio a los judíos.”
Que la realidad es que Hitler, sionista encubierto bajo las órdenes de la Élite Mundial, simplemente cumplía con su papel de “nazi” en este teatro que llamamos historia mundial con el fin de que pudiese llegar el acto final de la obra: la implantación del Nuevo Orden Mundial.
Y así… tal y como planeaba Albert Pike en su carta a Mazzini…
“La Segunda Guerra Mundial debe fomentarse aprovechándose de las diferencias entre los Fascistas y los Sionistas políticos. Esta guerra debe fomentarse para que el Nazismo sea destruido y el Sionismo político sea suficientemente fuerte para crear un estado soberano de Israel en Palestina…”
Y así fue…

Fuentes: “Linajes De Los Illuminati”: El Linaje Freeman
                ¿Hitler Judio? Un investigador Alemán Identifica a Hitler como un Sionista y un Traidor
                Judaísmo, Semitismo, Sionismo
                Antisemitismo sionista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog