martes, 13 de marzo de 2012

Ojo por ojo, injerencia por injerencia ¿hasta cuando el teatro?


(¿Dónde estarán: Pancho Villa, Emiliano zapata, Gamal Abdel Nasser, Omar Torrijos?)
Javier Monagas Maita
       La Ley del Talión es la Ley  más antigua de la que tenga conocimiento el ser humano. El principio elemental de esta ley es que a cada crimen corresponde un castigo igual. De ahí su axioma de: “ojo por ojo, diente por diente…”.  Algunos historiadores  y teólogos, expresan que ese principio de justicia elemental fue abolido por un mito llamado Jesús, el cual promulgó (según algunas religiones) una correspondencia diferente a las agresiones: “cuando te golpeen una mejilla, pon la otra”.  Algo muy favorable la los agresores. ¿No será que quienes redactaron semejante bodrio, son los mismos que no quieren las rebeliones populares?
     Aclarado lo anterior, hago la siguiente interrogante: ¿Si es público y notorio, que los gobiernos de USA, intervienen en los asuntos internos de todos los países del orbe, ya no de manera sutil, si no de forma descarada?, contratando mercenarios, infiltrándolos en países que no les son afectos, entrenando a guerrillas que ellos mismos arman. Que son utilizadas para masacrar al pueblo,  usan sus medios propagandísticos, generando  matrices de opinión de que son los gobiernos legítimos quienes cometen esos crímenes.  Una vez tejida la red de mentiras y la conveniente aprobación de los organismos internacionales cómplices, montan una llorona mediática que culmina en una operación humanitaria, cuya punta de lanza son aviones sin pilotos cargados con todo tipo de bombas destructivas.  Que dejan caer sus cargas mortíferas en hospitales, escuelas, universidades, viviendas y edificaciones de cualquier tipo, facilitando la labor a su guerrilla conveniente;  hasta hacerse del poder y luego entregarles las explotaciones de todas las riquezas nacionales al imperio. Además que se cortan todas las reivindicaciones laborales y las ventajas de los trabajadores.
      Así sucedió en Libia, en Irak, está pasando en Siria, en Irán ¿Qué impide que a ellos no se les haga lo mismo? Desde que el poder dominante en USA, cometió el auto atentado  de las Torres Gemelas, lo hizo con la deliberada intención de decretar la guerra al mundo. Esa fue una estrategia muy conveniente para ejecutar una nueva forma selectiva de escoger a los enemigos según sus intereses y las capacidades de respuestas militares que pudiesen tener. Para ello primero aplicaron la guerra sicológica, en algunos casos los desarman primero, haciéndoles creer que así no serian atacados. Pasó con Saddam, pasó con Gadafi, pero al final atacan con mayor ensañamiento.  El sionismo yanqui, entendió  el error de Hitler al enfrentar el mundo con pocos aliados a la vez.  Por más poderoso que sea. Hacer una guerra abierta con muchos países a la vez, no es posible ganarla.    
     Dado que el comunismo como pretexto para una aventura semejante ya no es creíble, se inventaron un enemigo difuso, algo intangible que pudiese ubicar en cualquier sitio, en cualquier momento, de cualquier forma. Así, el socio petrolero de los BUSH, el Saudí Osama Bin Laden, jugó el papel de Árabe malo. Y el terrorismo, sustituyó al comunismo.  En ese escenario se justifican las invasiones, e intromisiones del imperio sanguinario Sion yanqui en el mundo. Ya no habrá órgano internacional, ley internacional, o pretexto que impida la acción criminal, justificada como venganza, de los teatreros imperialistas en el mundo. Es la aplicación del poder global de policía del mundo, que se auto designó benefactor del bien. Un bien enmarcado dentro de los parámetros que favorezcan los intereses yanquis y sionistas.
     Una vez cumplido el papel de Osama B Laden y su súper grupo Al Qaeda, inventan una muerte, sin un cuerpo, sin testigos, sin indicios, en una operación comando que asesina y secuestra el cuerpo del súper enemigo. Luego se lo echan a los tiburones y listo, los pendejos convencidos que el mundo se comió la mentira. Pero ya el terrorismo y los árabes están convertidos en la gran amenaza al imperio.
      Hoy bajo el esquema antes descrito, el imperio Sion yanqui, en nombre de una democracia que no practican ni respeta, de una libertad que oprimen y combaten.  El imperio se da el tupé de escanear a los  candidatos o posibles presidentes de México y otras naciones, los  subvencionan y les dictan pautas, para asegurarse que no se saldrán del libreto de postrarse de rodillas. Avalan las masacres de la junta militar en Egipto. Alimentan el narco tráfico y terrorismo en México y Colombia, Persiguen, reprimen, y encarcelan a sus propios ciudadanos, a los cuales les robaron sus fondos de ahorros, empleos y viviendas.  Las peores masacres de la historia, se cometen de la mano de los ejércitos sanguinarios de Estados Unidos. Y sus aliados cómplices, cobardes  de Europa e Israel. Son millones de seres humildes, de niños, mujeres, ancianos, hombres.  Que mueren en sus casas y en los campos de batalla por las manos y armas Sion yanquis.  Pueblos que no pidieron ni buscaron guerra, pero que poseen riquezas y posiciones geo estratégicas  apetecidas por los criminales imperialistas Norteamericanos.
     Es legítima entonces,  la Ley del Talión, la defensa de la vida, la soberanía, la independencia y la libertad de las naciones  del acoso imperialista egoísta y criminal del sionismo yanqui. Es legítimo sabotearles sus estructuras, es legítimo hacerles todo el daño necesario hasta hacerlos retroceder y si es posible, borrarlos del mapa. Es legítimo condenar y neutralizar si es posible, a basuras  como John Mc Caín,  Hilary Clinton y toda esa caterva de perros sanguinarios serviles del sionismo judío y católico.
     No se debe confundir al imperialismo con el pueblo norteamericano, lo  mismo que al sionismo con el pueblo judío. Pero si es menester reconocer que el pueblo norteamericano y el pueblo judío, tienen una alta responsabilidad y obligación en la lucha por acabar con esa pesadilla sangrienta que es el imperio Sion yanqui.  Celebro las luchas y las protestas justas que se libran hoy en USA e Israel. Se hace necesario que la juventud no se aliste en el ejército que utilizan los criminales gobiernos de esas naciones, para ir a asesinar a inocentes en otras naciones  en territorios muy lejanos dentro de sus casas.  Hacen falta, muchos Mohamed Aly, que se nieguen a ir a asesinar niños, mujeres, ancianos y hombres que ni siquiera conocen y que jamás les han hecho algo. Es necesario que los pueblos deban volverse contra sus verdugos. Solo así lavaran las culpas por omisión.
(*) Abogado Bolivariano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog