sábado, 24 de marzo de 2012

Encuentro internacional por la paz y la solución política al conflicto colombiano


-abpnoticias-Anncol- La redacción de ANNCOL entrevistó con uno de los miembros del comité organizador del evento internacional en Suiza, el compañero Cesar García Sanclemente, quien respondió amablemente a nuestras preguntas e inquietudes sobre este importante evento.
Anncol: Cuéntenos compañero Cesar por qué y cómo surge este evento en Suiza?

Suiza fue uno de los países amigos del proceso del Caguán y jugó un rol importante en la mediación del anterior proceso de paz, este país no reconoce las listas de organizaciones terroristas, lo cual le ha permitido en diferentes países ofrecer sus buenos oficios como mediador. No es gratuito que este evento se realice aquí, donde existen una serie de espacios del DIH, como el CICR y el sistema de Naciones unidas. Este evento surge, ante el desafío de la paz para el pueblo colombiano, y nosotros como exiliados, migrantes o como dicen algunos, los miembros de la diáspora colombiana en el exterior, no podemos quedarnos con los brazos cruzados ante tamaña responsabilidad. A los exiliados nos han ignorado, tanto la izquierda como la derecha colombiana, sólo importamos porque enviamos remesas que significan muchos millones de dólares para la economía del país, del resto, cuando se habla de 5 millones de desplazados, ni nos mencionan. Nosotros somos unas victimas más del conflicto, y por ende, queremos y tenemos la obligación de ser parte activa en la consecución de la paz con justicia social que el país necesita, además no compartimos la arrogancia de santos y de la oligarquía colombiana, cuando afirma que son ellos, quienes tienen la llave de la paz. Nosotros consideramos que como parte integrante del pueblo colombiano, somos y seremos parte activa en la lucha por la salida política y que nosotros, es decir el pueblo colombiano somos quienes en realidad tenemos la llave de la paz. Estamos convencidos que la paz debemos imponérsela a la oligarquía colombiana, imponerla en las calles, en la fábrica, en la universidad, en la vereda, en cada rincón donde haya un colombiano, este tiene el imperativo moral de luchar por la salida política que nos permita conquistar la paz.

Anncol: De qué manera, creen ustedes que este evento aporta a la paz en Colombia?

Cuando un grupo de compañeros de diferentes tendencias políticas, nos encontramos con el propósito de organizar este evento, nos trazamos una hoja de ruta clara, que teníamos que compartir todos y todas, dijimos, el evento tiene que ser unitario o no hacemos nada, tiene que tener una agenda de trabajo o no sirve para nada, debe visibilizar el conflicto en el concierto internacional o no sirve, y debe tener una línea de continuidad con lo que pasa en Colombia, es decir, nosotros no cortaremos el cordón umbilical que nos une con Colombia, con su historia y la lucha emancipadora que libra cotidianamente nuestro pueblo, en últimas, esa tierra que nos pario sigue marcándonos con su cruz como a la estirpe de los Buendía. La contribución del evento será, poder dotarnos de una agenda de trabajo político para el exilio, y la migración en general, que junto a organizaciones y personalidades solidarias nos permita coordinar esfuerzos en la consecución de la paz y solidarizarnos con el pueblo colombiano. Existen muchos esfuerzos dispersos y heterogéneos de trabajo, que podrían dar más frutos, si tienen un hilo conductor y si se hace de manera unitaria. Aquí cada grupo de trabajo tiene su clientela, y terminan haciendo actos para hacer catarsis colectiva y creer que hacemos algo, cada grupo está por su lado, hemos visto por ejemplo, como tres grupos en una misma ciudad organizan tres eventos en la misma semana, donde van los mismos, cuando podrían organizar un sólo evento unitario. La clave es que debemos trabajar todos y todas por la unidad. No es fácil, tenemos muchas agendas ocultas y muchos vanguardismos que imperan. Es imperdonable que en momentos del desmadre moral del régimen colombiano, en medio de la crisis estructural de capitalismo, no logremos, con el concurso de las organizaciones europeas y nosotros, unirnos en torno a un trabajo coordinado para luchar por la paz y por la salida política. Entre otros temas, está el que se discute actualmente de los prisioneros políticos, es una obligación moral de todos los colombianos en el exterior luchar por al visibilización del conflicto colombiano y reivindicar la liberación de los prisioneros políticos en Colombia y no podemos olvidar a los prisioneros en manos del imperio, es decir, los insurgentes extraditados.

Anncol, compañero Cesar que obstáculos se vislumbran actualmente para que este objetivo se cumpla?

Vemos con preocupación cómo las ONG’s que han creado mucho empleo con el conflicto, terminan si se quiere, teniendo una relación parasitaria con el mismo, dependiendo del mismo. Esto condiciona su discurso, su praxis y sobre todo, le impone una censura a sus temas. Como se vislumbró en el último encuentro de prisioneros políticos en Colombia, muchas organizaciones, influenciadas por las ONG’s no quieren hablar de los prisioneros políticos extraditados por ejemplo, por no perder subvenciones. Tienen la cuchara empeñada. El conflicto ha generado ciertas élites, que terminan remplazando a las comunidades, impidiendo que surjan otras formas de liderazgo. El obstáculo que vemos es que las diferentes expresiones de la izquierda en Colombia, tienen cada una sus agendas y confluyen en algunas propuestas, sólo cuando estas son funcionales a sus objetivos, eso dificultad la unidad del movimiento social y popular colombiano. Si nuestro proceso no ha avanzado es entre otras cosas, porque enfrentamos a la oligarquía más criminal de la historia de la América latina, que utiliza el terrorismo de Estado para perpetuarse en el poder, pero eso explica quizás el 50% de nuestro fracaso, el otro 50% lo explica, nuestra propia incapacidad e inmadurez política para construir una alternativa, que sin complejos y sin ambigüedades se plantee ser poder. Esa alternativa de poder, debe construirse desde la base, vemos muchos gurús, que posan de preclaros sobre el qué hacer, sin tener una relación directa con las bases de la sociedad que están sufriendo los verdaderos efectos del modelo económico extractivo que impera en Colombia. Esos dirigentes empiezan a echar barriga, porque su relación con la realidad es teórica por no decir retórica. Debemos tirar la gente a la calle, un partido que se reduce al parlamentarismo, como ciertos casos que conocemos en Colombia, o a la co-gobernabilidad con el enemigo de clase, simplemente no sirven si no para aumentar los triglicéridos de sus dirigentes políticos. El travestismo político de ciertos hombres que fueron de la izquierda y ahora están a manteles con la oligarquía le ha hecho mucho daño al proceso, hombres como los Garzón, los Petros, los Moreno Diaz y que no hablar de los flamantes dirigentes del M-19 que se vendieron al uribismo, todos ellos, le han hecho mucho daño a nuestro proceso.

Anncol, Lo sentimos un poco pesimista sobre las perspectivas de la solución política?

Nos preocupan las inmadureces políticas al interior de la izquierda en Colombia, que nos impiden convertirnos en una verdadera alternativa de poder. Digamos que nosotros somos unos convencidos de la solución política, Este conflicto, militarmente es muy difícil de buscarle una solución. La solución debe y tiene que ser política. El comité organizador del evento, a pesar de su heterogeneidad tiene puntos de encuentro que son fundamentales para trabajar por un mismo objetivo. Todos coincidimos en que la lucha es por la salida política. Y en ese sentido valoramos las expresiones de la insurgencia colombiana, tanto las FARC-EP como el ELN, han hecho pronunciamientos importantes para la paz, pero las respuestas de la oligarquía son siempre respuestas de victoriosos, se sienten victoriosos porque han muerto algunos dirigentes importantes de la insurgencia, y ante esta arrogancia, lo que nosotros decimos es que debemos imponerle la solución política a la oligarquía colombiana, ya que ésta, en cada acción que realiza da un paso para la agudización del conflicto, y no para resolverlo. Al encuentro, invitamos tanto al gobierno, como a las dos organizaciones armadas a responder a unos interrogantes sobre la paz, el gobierno por varios canales nos hizo saber que no respondería, lo que demuestra, una vez más su arrogancia, el gobierno no puede pretender tener el predomino sobre la paz, de hecho su consecución es, y tiene carácter constitucional. El ELN ya nos ha enviado sus respuestas y las divulgaremos en su momento, las FARC-EP no nos han respondido todavía, pero esperamos que lo haga en los próximos días. Hemos recibidos mensajes y saludos de diferentes organizaciones y personalidades, que nos han animado seguir adelante en este esfuerzo colectivo de conquistar la paz. Nuestro pesimismo, al cual usted se refiere, quizás es basado en el hecho de que el régimen colombiano, tiene como presupuesto la rendición de la insurgencia, como condición para hablar de paz, y eso, siendo objetivos no se logrará jamás, lo cual perpetuará más el conflicto social, político y armado que vive el país, por eso decimos que solo la lucha en las calles, impondrá a la oligarquía la salida política.

Anncol, compañero Cesar, en un último comunicado de las FARC-EP, estas afirman que están listas para las liberaciones, pero que esperan que el gobierno permita la comisión que verificará el estado actual de los prisioneros políticos en las cárceles del país. Qué opinión le merece esta disyuntiva planteada al gobierno por parte de la insurgencia.

Creemos que es positivo, que se permitan verificar el estado actual de los prisioneros y prisioneras políticas, en los gestos de paz, debe haber reciprocidad entre las partes, pero lo que el país y la comunidad internacional ve, son gestos importantes de la insurgencia y por parte del gobierno no se vislumbra absolutamente nada, que haga prever condiciones de apertura de diálogos o conversaciones de paz. Creemos que el mando insurgente tiene una obligación moral frente a sus prisioneros políticos y de eso se habla poco, así como el presidente debe velar por los servidores públicos regresen a sus casas, el mando insurgente está obligado a pensar en los suyos. La exigencia de que se permita una comisión de verificación, que en un principio fue aceptada por el gobierno y luego denegada, envía mensajes claros de que no quiere nada distinto que la rendición sin condiciones de la insurgencia, lo cual no corresponde a la realidad. Nosotros sabemos que se planteara en el evento en Suiza este dilema y estaremos de acuerdo de participar en el fortalecimiento de esa comisión internacional, para constatar en el terreno, la situación indigna en la que viven los prisioneros políticos. Creemos que desde el exterior esta lucha por la liberación de los prisioneros políticos tiene mucho sentido, sin olvidar los insurgentes extraditados, el evento en Suiza está pensado como un espacio de construcción de una agenda de trabajo y ese tema, puede ser, sin lugar a dudas, un eje de trabajo importante a desarrollar en los próximos años.

Anncol, a pesar de esas dificultades hay sectores entusiasmados con la idea de que con Santos se logrará la paz, usted qué opinión le merece esta posibilidad?

Santos se ha presentado como una ruptura con el gobierno anterior de uribe, en el exterior de Colombia y en el interior, esa idea calo, incluso en sectores de la izquierda colombiana, pero la realidad y sus hechos, nos muestran que nos es tal. Santos fue ministro de defensa de uribe, el hombre de las ejecuciones extrajudiciales, y pertenece a la rancia oligarquía que ha gobernado por décadas el país, así que, ingenuamente no podemos creer, siendo cortos de memoria, que santos es diferente a uribe, santos incluso a promovido golpes de estado, por ejemplo, cuando le propuso un golpe a sectores de la sociedad colombiana para tumbar a Samper, incluso le envío recados a las FARC y al ELN para que participarán en dicho golpe. Santos es una joyita, su arrogancia se explica en su perfil compulsivo de poder. El contraste con esta realidad, es lo pusilánime frente a su mentor uribe, quien encabeza de los sectores más militaristas de la sociedad colombiana, le impone, sin mucho problema la agenda de la guerra. Santos esta, completamente arrodillado al capital transnacional, en un modelo extractivo que nos dejara desolación y miseria a los colombianos. La paz con Santos, será la paz de los sepulcros, de la rendición, del statu quo y la paz que queremos no es esa, la paz de justicia social y de democracia tenemos que imponerla en las calles, con la lucha unitaria de masas.

Anncol; En ese contexto tan complejo que usted ilustra, que lugar tiene el evento en Suiza?

Como le decía antes, nosotros queremos ser protagonistas de la salida política, como exilio o como diáspora colombiana, el tema del exilio debe estar en una eventual mesa de discusiones de la paz en Colombia, y como no queremos que nadie hable en nuestro nombre, queremos ser sujeto colectivo, en el evento en Suiza daremos los primeros pasos. Queremos, aprovechando los escenarios internacionales denunciar que tipo de régimen tenemos, pero queremos hacerlo desde la unidad, eventos como el de Barranca, el dialogo es la ruta, y el congreso de tierras en Cali y el que tendrá lugar en abril con la Marcha Patriótica marca un derrotero importante de unidad, unidad que no será fácil, seamos realistas no será fácil, pero es una responsabilidad histórica de la izquierda en Colombia transitar esos caminos de unidad, y ese mensaje de unidad vale también para nosotros que estamos fuera de Colombia, nosotros tenemos que reinventar la izquierda colombiana, parirla de nuevo, que no significa partir de cero, la nueva izquierda no es ahistórica, debe tener memoria colectiva, lo cual significa no reproducir los mismos errores de siempre. Si el evento en Suiza genera una agenda de trabajo internacional unitaria, ese será nuestro aporte, y nosotros podremos sumarnos a la marcha patriótica o como se llame, a un movimiento amplio donde podamos trabajar en unidad de acción y con perspectiva de poder, sin complejos, queremos ser poder, desde la izquierda, los estudiantes colombianos nos han dado una lección importante, tomemos nota.

Anncol: Que mensaje le envía a los exiliados colombianos que estarán presentes en el evento y aquellos que no podrán asistir, así también a la comunidad internacional que se hará presente en el encuentro?

El exilio es algo muy difícil y complejo, es un proceso pérdidas y de ganancias, de duelos no vividos y nostalgias varias, acá muchos empezamos de nuevo, se pierde estatus, y en muchos casos, cuando te enfrentas a los desafíos de integrarte a la nueva sociedad, eso significa una pérdida y una ganancia al mismo tiempo. El exilio puede ser una posibilidad creadora, pero no todos llegamos con los mismos recursos para hacerle frente, están los diferentes niveles de escolaridad, los traumas de la violencia, las secuelas del conflicto, los situaciones traumáticas, las frustraciones de idealizar Europa y la realidad que encontramos. Muchos exiliados colombianos han tenido situaciones difíciles, que los ha llevado al suicidio, a caer en el alcoholismo, o la dependencia de drogas, o a las depresiones, a la ruptura familiar, al choque cultural. Con el tiempo, como dice la canción no somos de aquí y no somos allá. Muchos dirigentes políticos de la izquierda en Colombia al llegar al exilio caen en una situación difícil, porque su liderazgo se pierde, se pierde el autoestima, y terminan muriendo políticamente. La lucha es un aliciente importante, y nos mantiene vivos, nosotros esperamos que ellos, estén donde estén puedan sumarse a este trabajo internacional, para que podamos regresar a Colombia en condiciones dignas y sobre todo, luchando por conquistar la Colombia donde quepamos todos, en democracia, con justicia social y donde no se nos asesine por pensar distinto. Esta es una invitación a trabajar, unitariamente por la Colombia que soñamos. Y a los internacionalistas, a las organizaciones políticas y sindicales que son solidarias con Colombia, les decimos, la historia de los pueblos comparte un punto de encuentro común, y es que las injusticias sociales debemos combatirlas en cualquier rincón del planeta, el sufrimiento del pueblo palestino, es nuestro sufrimiento, la reivindicación del pueblo Kurdo por su territorio es nuestra reivindicación, esas injusticias nos unen en el dolor y en la resistencia. Cuando vemos las multinacionales expulsando campesinos en Colombia, esa imagen ocurre en Asia, en África y en otras latitudes, esto nos hace internacionalistas. Esperamos que la comunidad internacional pueda acompañar al pueblo colombiano en su lucha emancipadora.
http://www.anncol.info/index.php?option=com_content&view=article&id=945:encuentro-internacional-por-la-solucion-politica-al-conflicto-en-suiza&catid=58:football&Itemid=553

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog