viernes, 9 de marzo de 2012

EEUU sigue dando protección a presidente asesino boliviano “Goni” y sus cómplices


PL – El gobierno de Bolivia aguarda la respuesta de Estados Unidos sobre la extradición del ex presidente Gonzalo “Goni” Sánchez de Lozada, una semana después de la última ronda de negociaciones entre ambos países.
Sánchez de Lozada, presidente de 2002 a 2003, es acusado por la justicia boliviana por genocidio entre otros cargos, y está refugiado en Estados Unidos, cuyas autoridades se negaron a extraditarlo hasta ahora.
Sin embargo, el vicecanciller boliviano Juan Carlos Alurralde, asegura haber encontrado “mucha voluntad y respuesta del lado del Departamento de Justicia (de Estados Unidos) de dar una respuesta pronto”.

El ex mandatario y sus ex ministros de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, y de Hidrocarburos, Jorge Berindoague, se refugiaron en aquel país luego de la insurrección popular en octubre de 2003 que el gobierno de entonces ahogó en sangre, con un saldo de 67 muertos .
Luego de iniciar un proceso a Sánchez de Lozada por genocidio y delitos económicos contra el Estado, la Corte Suprema de Justicia boliviana pidió al Departamento de Justicia de Estados Unidos su extradición.
Los exhortos de Bolivia no encontraron eco en la justicia estadounidense, sino hasta la semana pasada, considera Allurralde.
“No olvidemos que desde que hemos presentado los exhortos que vienen de nuestra Corte de Justicia a Estado Unidos, no se ha recibido ninguna respuesta a pesar de reiterados” intentos, comentó el vicecanciller boliviano.
El viceministro de Relaciones Exteriores se muestra, sin embargo, esperanzado de que el país norteño decida extraditar al ex mandatario.
“Ha sido la primera vez que hemos podido conversar directamente con el Departamento de Justicia y ellos se han comprometido a dar una respuesta pronto. Eso es muy importante, porque si no tenemos una respuesta no podemos avanzar en los casos mencionados”, apuntó Alurralde sobre el proceso de extradición.
Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se afectaron desde septiembre de 2008, cuando el gobierno de Evo Morales decidió la expulsión del embajador de Washinton en La Paz, luego de acusarlo de intromisión en cuestiones internas.
Estados Unidos respondió con la expulsión del embajador boliviano Gustavo Guzmán y en represalia eliminó las preferencias arancelarias que disfrutaban varios productos del país del Altiplano en el mercado estadounidense.
Morales también orientó la salida del país de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, pero, tras la reunión del martes anterior, ambas naciones se proponen regularizar las relaciones bilaterales.
Sin embargo, Alurralde considera que no será hasta después de junio que ambos países puedan intercambiar sus respectivos embajadores.
Bolivia y Estados Unidos firmaron desde principios del siglo XX un Tratado de Extradición, aunque varios perseguidos por la justicia boliviana se refugiaron en territorio norteño desde comienzos de la década pasada sin que desde Washington hayan facilitado su entrega para que fueran procesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog