viernes, 9 de marzo de 2012

Coca-Cola y Pepsi en sus componente con elementos cancerígenos


Coca-Cola y Pepsi han decidido cambiar su receta en el estado de California (EEUUpara evitar que las bebidas luzcan una etiqueta sobre el posible riesgo decáncer relacionado con uno de sus colorantes.
El problema radica en el uso de 4-metilimidazol (4-MEI), el colorante que le da suparticular color caramelizado a ambas bebidas, y que ha sido incluido por California en la lista de sustancias potencialmente cancerígenasAsí que para adaptarse a losestándares californianos y evitar la inclusión de una 'etiqueta negra', Pepsi y Coca-Cola reducirán la cantidad de dicho colorante en sus productos.
Ambas empresasque representan el 90% del mercado de refrescos según datosdel mayorista del sector Beverage Digest, han asegurado que el consumidor nonotará el cambio en el sabor de la bebida.

Un portavoz de Coca-Cola España, ha asegurado a ELMUNDO.es que losconsumidores pueden estar tranquilos y que la Organización Mundial de la Salud(OMSconsidera que "los riesgos del 4-MEI son inferiores a los de tomar patatasfritas". Según sus mismos cálculos, un consumidor debería tomar 18.000 latas derefresco al día durante dos años para igualar los niveles que se alcanzaron en losensayos con animales.

Mil latas

La Asociación de Fabricantes de Bebidas de EEUUrecuerda que el estudio que hallevado a las autoridades a incluir este colorante en dicha 'lista negra' se llevó a caboúnicamente en animales (y añade que la Agencia Europea de Seguridad Alimentarialo considera seguro para el consumo). De hecho, la agencia estadounidense queregula el mercado de los alimentos y los fármacos (la FDA), admite -manejandocálculos diferentes a los de Coca-Cola- que un ser humano debería beber 1.000latas de cola al día para ingerir la dosis que tomaron los animales en el laboratorio.
Aún así, los dos gigantes de los refrescoshan decidido reducir la dosis delcolorante 'maldito' en California para evitar una etiqueta en las latas sobre la relaciónde la 4-metilimidazol con el cáncer. "Aunque consideramos que no existe riesgopara el consumidor que justifique dicho cambio, les hemos solicitado a nuestrosproveedores de colorante de caramelo que reduzcan los niveles de 4-metilimidazolpara no tener que incluir dicha advertencia sin base científica", ha señalado DianaGarza-Ciarlanteportavoz de Coca-Cola, al diario británico 'The Guardian'.
aunque el cambio en la receta se ha llevado a cabo de momento únicamente en California, ambas compañías lo extenderán próximamente a todo EEUUPese aellootro portavoz de Coca-Cola, Ben Sheidlerrecuerda en una nota remitida a 'Los Angeles Times' que "fuera de California, ninguna agencia reguladora consideraque el 4-metilimidazol sea carcinógeno para el ser humano".
No es eso lo que opinan algunos grupos de consumidores estadounidenses quellevan desde 2001 alertando sobre los riesgos de dicho aditivo. El último en hacerloha sido el Centro para la Ciencia en Interés Públicoque esta misma semanaenviaba una carta a la FDA para pedir la prohibición de dicho colorante artificial.
En la misiva, Michael Jacobson, director de este lobby de consumidorescitaanálisis en los que las latas de refresco superan cinco veces el límite de 29microgramos de 4-MEI establecido en California y se pregunta cuánta cantidaddebería considerarse apropiada"Sospecho que la mayoría de usuariospreferiría una bebida totalmente transparente y seguraque una coloreadade caramelo con un compuesto sospechoso".
Un portavoz de Coca-Cola España explica que el 4-metilimidazol es un residuo quese forma en el proceso de tratar el azúcar para obtener caramelo, "que estápresente también en tostadascafécervezas, snacks... y hasta 200 productosdiferentes". Y añade que las latas de refresco en España tienen niveles de dichocompuesto por debajo de las 250 partes por millón que la OMS considera seguras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog