miércoles, 14 de marzo de 2012

Brasil:Os valentes de ontem, os poltrões de hoje e uma pergunta


Si hay justicia, será conceder algún día a funcionarios militares y civiles implicados en crímenes de lesa humanidad, lo que negaron a los torturados, tomado al exilio, secuestrado, asesinado.Lo que han negado las mujeres humillado y violado: el derecho de defensa.



Un coronel en la reserva, que también cuenta con un diploma de abogado y se llama Pedro Ivo Lima Moézia, escribió a la Fiscalía en Brasilia, la Fiscalía Federal afirma que la apertura de un procedimiento administrativo contra Dilma Rousseff y Celso Amorim respectivamente Presidente de la República y Ministro de defensa. Dice que violaron la ley y hace un llamamiento para la acción. Su explicación tiene la consistencia de un budín de nubes. Sus argumentos tienen la fuerza de una mariposa en un ala. Poco importa. Lo que importa es su arrogancia. Hay un civil opinando y actuando: es un insubordinando militar.
La reserva general Marco Antonio Felício, autor del texto publicado por el desacatando Club militar el Ministro de defensa y llamando a hablar con el Presidente de la República de descaradamente, da una entrevista por escrito. ¿Se siente impune. Lanza una frase que suena a desafío, al ver su seguro de que no sea sancionado. Aprovecha para negar que hubo tortura durante la dictadura y garantías que espalda y mitad aparece algunos desaparecieron. Dice que hay muchos terroristas que no sólo nunca han sido castigados como ahora ocupan cargos en el Gobierno. No citar ningún nombre.
Una vez más: no es un civil, un paisano, diciendo lo que piensa. Es otro insubordinando militar. Su prerrogativa sobreprotectora es precisamente el hecho de que tenga en el armario, así como un pijama, una librea. Y como él y Coronel abogado, hay muchos más.
IE: el entorno entre la reserva militar, en particular ejército y aeronáutica, todavía un. Lo llamativo es el poder que sienten que tienen que contradecir a la verdad y ofender la memoria.
El mismo general Marco Antonio Felício dice que, además de sus colegas en la reserva, muchos de los del servicio activo militar compartieron su indignación. Y que, si podían, ser el texto que desafía el Presidente y el Ministro de defensa.
En firmas cuando toman nota de tal manifiesto, la importante presencia de un gran número de oficiales de alto rango tenían hasta muy recientemente no sólo activas pero ocupantes posiciones líderes en sus respectivas armas, es decir, el Gobierno, es comprensible que el general Felício así pienso. Difícil de entender es que no hay ninguna voz entre los militares de servicio activo contradiciendo lo que dice.En este punto, señala obtusa tenacidad con que manifiesto sí ambos reserva militar como el activo (estos, por omisión, por silencio) delante de un acto jurídico, es decir, la instalación de la Comisión de la verdad, que tiene la tarea también reforzada por la ley para investigar los actos cometidos bajo el manto del terrorismo de estado implementado en tiempos de la dictadura que duró de 1964 a 1985.
El inquieto espernear de esta constelación de generales presentando es sintomático y significativa. Para denunciar el agotamiento que podría estar asumiendo revanchisme Gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff, desnuda y expuesta a los ojos de la calle el real motivo su ira, su miedo más profundo: Comisión de la verdad, además de dar el nombre de quien hizo lo que hizo, llevar los culpables a los tribunales.
Sin embargo, la Comisión carece de fundamento jurídico para ello. Aquellos que practican el terrorismo de estado están apoyados por una extraña Ley de Amnistía, que fue ratificada por otro seriada de la Corte Suprema del país. Que los Ministros del Gobierno y parte de la sociedad esperan que, además de establecer la verdad algún día si deshacer ese derecho y la justicia, es un derecho para todos nosotros. No significa que sea una política de Gobierno, cómo garantizar, en otro malentendido acerca del tamaño de un dromedario, la esperneantes y con generales y sus tropas.
Si hay justicia, será conceder algún día a funcionarios civiles y militares también implicados en crímenes de lesa humanidad, lo que negaron a torturado, golpeado, forzado al exilio, secuestrado, asesinado. Lo que han negado las mujeres humillado y violado: el derecho de defensa.
Valiente antes prisioneros atados y valientes ante las mujeres indefensos, vexadas, fusión ahora en temen que este furiosamente valentia todos conocido y juzgado. ¿Donde el rigor de todos ellos?
Sí: en algún momento este país serán honrar al final de los tiempos de tono y se hace a justicia. Entretanto continuar usando el miedo de quienes niegan lo que sucedió. Niegan que cometieron o presenciado alguien cometer. Negar lo que saben y lo que sabían.

A la pregunta, de todas formas, no salgo de mi cabeza:
¿Donde estos señores toman esa empáfia?
¿Cuál es el origen de esa insolencia?
¿Lo que impulsa este poder? ¿Por cierto, hay este poder? ¿Este poder que el país parece tener miedo?

¿Lo que produce esta inercia en una sociedad que prefiere olvidar el hecho de que él prefiere la omisión a la justicia?


Original

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog