miércoles, 4 de enero de 2012

DESAFÍO UNIVERSAL Y DEFINITIVO

Darío Botero Pérez



1. El reto
Este 2012 es un año definitivo para la Humanidad, la biosfera y las formas de vida amenazadas por la actividad abiertamente depredadora de la especie, dirigida e impuesta por asesinos despiadados e inescrupulosos, conocidos en siquiatría como los sicópatas.

Se trata de bestias tipo Bush, Dick Cheney, Donald Rumsfield, Henry Kissinger, Benjamin Netanyahu, el sátiro Strauss-Kahn y su reemplazo en el FMI, la codiciosa Christine Lagarde, Angela Merkel y su carnal Nicolás Sarkozy, Bashar al Assad, Barak Obama, Vladimir Putin o Hu Jintao, Álvaro Uribe Vélez y su reemplazo, el marrano Juan Manuel Santos, o los amos de todos, los judíos Rostschild.

Estos notables sionistas, auténticos dueños del mundo consumista, hábilmente han monopolizado la función pública que debería ser la emisión y la disposición del dinero en la sociedad, lo cual les ha permitido apropiarse de las corporaciones que, por todo el Mundo, explotan los recursos naturales -tanto los renovables como los no renovables- y expropian a los ciudadanos de las empresas nacionales públicas y privadas.  

De hecho, se aprestan a imponer su supranacional y perverso “gobierno mundial único” porque han logrado robarles la soberanía a los pueblos mediante el soborno de los miserables vende patrias que actúan como los falaces caudillos y líderes a cargo de los gobiernos nacionales que oprimen a los pueblos, independientemente de su ideología, se les arrodillan a los potentados, los retribuyen por sus estafas y les regalan los irrecuperables recursos naturales que, de pertenecer a alguien, sería a los pueblos y no a los sionistas que insisten en  que la creación es suya por designio de Yahvé, de modo que tendrían el derecho divino a arrasar con todo acatando sus caprichos o sus intereses y pisoteando a quien se les antoje o les estorbe o, simplemente, no sea parte del “pueblo elegido”.


2. La respuesta
El arrasamiento planeado en todo el Mundo exige respuestas contundentes y definitivas de parte de la parte sana de la especie humana que, afortunadamente, está conformada por las mayorías pacíficas, nobles y evolucionadas, siempre engañadas, oprimidas y explotadas pero que ya entienden su lamentable situación tanto como que los culpables son esos impostores con involucionados cerebros reptilianos que, fundados en su falta de escrúpulos que los induce a cometer cualquier crimen sin ningún remordimiento, se han erigido como gobernantes, caudillos, líderes, dirigentes e ideólogos del resto ingenuo y bueno.

Cada vez es más claro que el enfrentamiento definitivo es ineludible, de modo que es indispensable ampliar y reforzar las instancias democráticas que han surgido desde la auto inmolación de Mohamed Bouazizi en Túnez y cuyo primer aniversario fue conmemorado, casualmente, con la muerte de un insigne dictador, nada menos que el segundo en la dinastía comunista que impuso Kim Il Sung, el enigmático Kim Sung Il, a quien ha sucedido su hijo, Kim Sung Un. 

Éstos son dignos de los Gadafis, también presuntamente grandes revolucionarios, como otros farsantes casados bajo cuerda con el Neoliberalismo, como ya es claro para todos. ¡Qué diría Marx!

Afortunadamente, las multitudes conscientes, cada vez más numerosas, son capaces de derrotar las farsas “representativas” igual que a los regímenes abiertamente antidemocráticos, como las monarquías y las dictaduras que nos atan a épocas detestables de esclavitud y miseria en aras de la conservación de los privilegiados que presumen de superiores pero cuya labor es eminentemente destructiva y apocalíptica, pues su propósito de volver inviable la Tierra es evidente.  

O sea, son enemigos declarados de la Vida a los que tenemos la obligación de detener y castigar antes de que coronen sus bestialidades.


3. Los amos decadentes
Además de la guerra mundial que les permitiría eludir sus responsabilidades mediante el cataclismo programado, al eliminar a quienes podrían exigírselas, la ofensiva mundial de las corporaciones extractivas se presenta como la gran oportunidad para las  multinacionales de aplazar y paliar la crisis definitiva durante unos cuantos meses.  

Para los países “pobres” -según lo cipayos aleccionados por el FMI y demás agencias al servicio de los potentados- sería la única oportunidad para elevar su PIB mientras el saqueo culmina a cambio de divisas sin valor.  

Después, la miseria eterna y la lucha denigrante por sobrevivir serían el futuro que nos anuncian y para el que nos preparan con series de televisión tan cautivantes como agobiantes y aterradoras.

Sin duda, las nociones sociales y económicas impuestas por el consumismo -en sus versiones capitalistas, “comunistas” o “socialistas”, todas ellas ajustadas a los postulados de la sionista atea, Ayn Rand- tienen que ser rechazadas porque su dinámica conlleva la destrucción de la biosfera y el genocidio de las mayorías, la miseria eterna para los sobrevivientes y el soñado fin de la Historia (entendido éste no como la superación del detestable período en que han reinado los sicópatas, para darle lugar al surgimiento de la Sociedad Democrática Mundial; sino, según lo postuló Francis Fukuyama, como la dictadura de los potentados, incuestionable y permanente, en un Mundo homogéneo y, por ende, antinatural; consolidada por el sionismo y, sobre todo, por la masonería que lo ha utilizado para tan repugnante tarea por lo menos desde que el taumaturgo Moisés los sacó de Egipto para arrasar con los palestinos y demás pueblos habitantes de la “tierra prometida” que, tras siglos de trasegar, sería el planeta entero).

Es indispensable continuar profundizando y ampliando el ejercicio de la única forma de gobierno que merece el nombre de democracia.  Esto es, la que escucha, delibera, define objetivos, considera alternativas, evalúa consecuencias, y decide cuando las  diversas posiciones pertinentes al asunto estén claras porque todo el que deseó aportar pudo hacerlo, sin afanes ni imposiciones externas a su propia conciencia.

Para eso disponemos del Ágora Universal que es Internet y que los potentados ahora nos quieren arrebatar porque lograron entender, en su arrogante estupidez, que más que el instrumento de dominación y control sobre las masas ignaras y cobardes (como lo concibieron) se trata de la herramienta de comunicación abierta que facilita la deliberación y la liberación.

Se la han apropiado los pueblos.  Y pronto habrá de permitirles recuperar su soberanía auténtica, no la de los vende patrias ruines y lacayos que gobiernan en todos los países sin que surja una verdadera excepción que vaya más allá de la retórica “antiimperialista” y hasta “socialista” que les hace el juego a los potentados mientras adormece a los pueblos poniéndolos a pelear por tripas o, mejor, enfrentándolos por tonterías como el consumo de cigarrillos o de alucinógenos, o por el mejor equipo de fútbol o por cualquier nadería que distraiga a los ingenuos y genere disensiones entre los oprimidos mientras los opresores disfrutan de la riqueza y el poder.


4. Trance de liberación
Llegó la hora de establecer la Sociedad Democrática Global capaz de derrotar el globalismo ruin, homogeneizante, embrutecedor y empobrecedor que los potentados están imponiéndonos y que esperan consolidar universalmente mediante su Nuevo Orden Mundial supranacional, para perpetuar indefinidamente su ya insostenible y oprobiosa dictadura, que los cipayos apátridas se esmeran en aplicarles a los pueblos que subyugan en beneficio de sus amos, los potentados.

Es algo que nos compete a todos porque, si las mayorías dignas no lo toleramos, nadie está en condiciones de arrebatarnos nuestra dignidad de manera definitiva, por muy perverso, arrastrado, vendepatria, despiadado, ambicioso e inescrupuloso que sea, ni por muy poderoso que se sienta.

Ningún líder podrá surgir; ningún Anticristo podrá seguir despojándonos de la soberanía; ningún individuo podrá pretender que lo consideremos superior, por muy elegido que se crea.  Todas las mentiras convencionales de la Historia morirán y serán sepultadas con ella, porque la Nueva Era se funda en la Verdad.

Basta que seas digno para que todo cambie, pues si lo eres no dejarás de exigir que te traten como a tal.

¡Es tu decisión, no la de tu patrón ni la de tu amo ni la de tu guía espiritual o político o académico!  

Ser libre depende de ti; pero exige valor y dignidad, como lo están demostrando los indignados, cada vez más numerosos y atinados en sus críticas y formas de lucha contra los asesinos armados hasta los dientes y con deseos de apoderarse de todo.

Ten presente que el tiempo se acaba, pero no porque llegue la alineación con el centro de la galaxia sino porque es el momento que esperan los sionistas para culminar su Armagedón; esto es, su detestable destino de enemigos universales.

¡O nos deshacemos de tantas cucarachas que nos han introducido en la cabeza, o, al menos, de quienes nos las inculcaron, o nos fregamos del todo!  

La decisión, de todos modos, es personal, y tú eres una persona o, al menos, lo pareces, así te hayas negado a ejercer por miedo o conveniente vileza.

Ahora tienes la oportunidad de actuar con dignidad junto a los demás indignados que poseerán la tierra, según promesa de Jesús. ¡No la desperdicies porque no tendrás otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog