martes, 17 de enero de 2012

Admitido recurso contra Comisión Electoral de Primarias Nacional de la MUD


La Sala admitió el recurso contencioso electoral, a los solos efectos de su trámite y verificación por parte del Juzgado de Sustanciación de lo atinente a la caducidad de la acción y se declaró improcedente la solicitud de amparo cautelar
La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en ponencia del magistrado Juan José Núñez Calderón, declaró competente para conocer el recurso contencioso electoral ejercido por el ciudadano Víctor Hugo Cedeño Abreu, alegando su condición de “…precandidato postulado como aspirante a ser el candidato de la Mesa de la Unidad Democrática a la Gobernación del estado Delta Amacuro…”, contra la Junta Electoral para las Elecciones Primarias del estado Delta Amacuro y la Comisión Electoral de Primarias Nacional de la Mesa de la Unidad Democrática, en virtud de negar su inscripción para participar en el proceso comicial fijado para el 12 de febrero de 2012.

En segundo lugar, la Sala admitió el recurso contencioso electoral, a los solos efectos de su trámite y verificación por parte del Juzgado de Sustanciación de lo atinente a la caducidad de la acción y se declaró improcedente la solicitud de amparo cautelar.
Señaló el ciudadano Víctor Cedeño que el 7 de noviembre de 2011 fue postulado por la organización con fines políticos “Por la Democracia Social” (Podemos), oportunidad en la que fueron consignados “…todos los requisitos exigidos por el reglamento, con la excepción del pago de la contribución obligatoria de la ‘cuota parte’ establecida para cada uno de los postulados y del ‘formato digital de todos los documentos’…”.
Igualmente expone, que en esa misma oportunidad consignó una “Carta Compromiso” mediante la cual se obligaba a pagar la contribución de treinta mil bolívares exactos en un lapso de sesenta días continuos, no obstante, nunca fue informado de la aceptación o no de dicha carta.
Indicó Víctor Cedeño que el 15 de noviembre de 2011 realizó un depósito bancario a nombre de la asociación civil Alianza por Venezuela por la cantidad de veinte mil bolívares exactos, realizando un segundo depósito el 23 de noviembre de 2011, por la cantidad de diez mil bolívares exactos, completando de esta manera el pago de la cuota parte.
No obstante, en virtud de “…la imposibilidad de ubicar en alguna sede física a la Junta Electoral del estado Delta Amacuro…”, se dirigió a la Comisión Electoral de Primarias Nacional a fin de consignar las planillas de pago, las cuales fueron recibidas por dicha instancia. Asimismo, manifestó que el 28 de noviembre de 2011 dirigió una comunicación a la mencionada Comisión Electoral de Primarias, manifestando su preocupación por la “…Omisión de la Junta Electoral regional del estado Delta Amacuro sobre el estatus de su postulación”.
Afirmó que su caso “…es análogo al del precandidato a la presidencia de la República ciudadano Pablo Medina, (…) a quien se le declaró inicialmente no aceptado por las mismas razones (…): no consignar comprobante de deposito bancario al momento de la postulación; y a quien posteriormente (…) se le permitió su participación mediante el acuerdo de pagos diferidos de la obligatoria contribución dineraria…” siendo pública y notoria la reconsideración de dicha decisión, producida el 18 de noviembre de 2011, por lo que considera que dicha circunstancia evidencia “…la violación al principio de igualdad previsto en el artículo 21 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Observó la Sala que si bien constituyen hechos notorios comunicacionales tanto el inicial rechazo de la postulación de Pablo Medina por no haber cumplido con el pago de la cantidad de dinero correspondiente, así como la posterior reconsideración de dicha medida por parte de la Comisión Electoral de Primarias de la Mesa de la Unidad Democrática al permitirle participar como precandidato presidencial.
No ocurre lo mismo respecto a cuáles fueron las razones y circunstancias específicas que motivaron dicha reconsideración, por lo que al no haber sido aportados medios probatorios que demuestren la igualdad de condiciones entre la situación jurídica de dicho ciudadano y la de Víctor Cedeño, no es posible presumir, en esta etapa cautelar, la violación del derecho a la igualdad reconocido por el artículo 21 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, salvo mejor apreciación al momento de dictar la sentencia definitiva, una vez concluido el debate judicial y analizados los medios probatorios que sean aportados al proceso.
Por tanto, al no existir elementos que permitan presumir la violación de los derechos constitucionales alegados por Víctor Hugo Cedeño Abreu y, en consecuencia, al no configurarse el requisito referido al fumus boni iuris, la Sala Electoral declaró improcedente la medida de amparo cautelar pretendida.
Fuente/Prensa TSJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog