martes, 6 de diciembre de 2011

mas mentiras sobre Siria

De: Josep M. Pijuan 
Damasco, diciembre 4 -  En una acción calificada aquí de injurioso ataque al derecho humano de libertad de expresión, la Unión Europea (UE) dictó sanciones contra la agencia siria privada de noticias Cham Press, el diario Al-Watan y el canal Addounia. Periodistas sirios comentaron a Prensa Latina que tales represalias muestran las reales intenciones de Occidente contra el país, sus instituciones y pueblo. "¿A qué verdad temen?", cuestionó uno.

Un par de semanas antes, ya Francia había prohibido las transmisiones del canal privado sirio Addounia, e incluso bloqueado su señal vía satélite, y a continuación la UE como entidad ahora lo sancionó.

La agencia de noticias SANA denuncia hoy que tales represalias contra esos tres medios, que incluso ni son estatales, contradicen todas las convenciones de derechos humanos y las propias constituciones de los países europeos, al tiempo que desenmascaran el falso eslogan occidental de su supuesta libertad de expresión.

Citado por SANA, uno de los directivos de Al-Watan expresó que el diario publica la verdad sobre los acontecimientos, mientras muchos medios en el mundo difunden mentiras sobre Siria.

Taleb Qadi Amin, presidente del Consejo Nacional de Medios, fustigó que las sanciones impuestas por la UE contra Al-Watan, Addounia y Cham Press son inaceptables y contradicen los principios de libertad de prensa que claman los países europeos.

A la hostil campaña contra Damasco que incluye una voraz ofensiva mediática de hasta burdas falsedades y fabricaciones de hechos, ahora se suma la de silenciar los medios sirios para establecer un bloqueo informativo y ni siquiera trascienda lo que estos divulguen, comentó un diplomático.

Un periodista francés comprobó, por ejemplo, que la lista de supuestos muertos por el gobierno del presidente Bashar al-Assad que divulga el llamado Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres y cuyos partes son utilizados por los centros de poder en Occidente para atacar a Siria, fueron tomados de una guía telefónica, y esas personas están vivas.

El presidente de la Unión de Periodistas, Elias Murad, expresó que los centros de poder en Europa la emprenden contra un periódico nacional, que incluso ni es oficial y hasta critica al Estado por fallas e ineficiencias, por el solo hecho de divulgar las posiciones nacionales, las aspiraciones y opiniones del pueblo sirio.

En este tema de la guerra mediática contra Siria, Alaa Mass'oud, un cabecilla de uno de los grupos armados arrestados, confesó anoche a la televisión cómo fabricaron hechos que nunca sucedieron en la comunidad de Knaker, en Damasco Campo, en coordinación con el canal catarí Al-Jazeera.

Lo hacíamos -declaró- con la intención de distorsionar la realidad, crear una imagen antigubernamental y difamar al Ejército y a los cuerpos de seguridad.

Relató que él no hacía contacto directo con el medio catarí, sino que llamaba a un tal Feras al-Atrash, como si fuera un testigo de algún suceso inventado en Knakr y usaba como seudónimo el nombre de Abu al-Tayyeb.

Mass'oud, de 24 años, dijo que su grupo conminaba a las residentes de la pequeña localidad de Jdaidet Artouz a que salieran hacia un punto como si estuvieran en una protesta, la filmaban y enviaban el video a un individuo que identificó como Firas al-Atrash, quien vive en Arabia Saudita, quien a su vez se lo pasaba a Al-Jazeera y al canal saudita Al-Arabiya.

La televisión siria mostró hoy con vida a Ahmad Taha, un trabajador de la refinería de Banias, quien según esos dos medios, seguidos de otros como el servicio árabe de la BBC y el canal 24 francés, propalaron que fue muerto a tiros por agentes de la seguridad.

Relató que fue secuestrado por tres individuos armados cuando se dirigía al Banco Comercial de Banias a extraer su salario. Lo retuvieron durante tres días, lo golpearon y lo tiraron inconsciente detrás de la gasolinera de Wahoud.

SANA subraya un despacho que hechos como ese para fabricar falsas informaciones se repiten, como el del asesinato del niño Sari Saoud, de cuya muerte Al-Jazeera culpó a los militares, cuando en realidad fue baleado por un grupo de terroristas armados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog