jueves, 1 de diciembre de 2011

Como te quedó el ojo Miguel H Otero

Por: Ángel V Rivas 
 Está comprobado que el asesino siempre vuelve al lugar del crimen. Y Miguel H Otero regresó a ese lugar al querer comprometer a Mario Silva en una trastada estúpida y sin ningún asidero. DEMANDAR a Mario porque dice la verdad y nada más que la verdad además de ridículo es gafo y bobo ¿El pueblo no podrá demandar a Miguel H Otero por haberlo llamado una confrontación macabra aquel 11 de abril de 2002 

Miguel E Otero no respeta al pueblo, nunca lo ha hecho, porque robarle ese periódico a la nación que lo leía con avidez en los tiempos de MOS, lamentablemente su padre, es igualmente criminal, porque lo convirtió en una guarida de borrachitos, de fanáticos, de vende patria, que no piensan en otras cosas que no sean sus bienes personales, para convertirlo en un mamotreto del fascismo, francamente que es una ofensa. El Nacional, apartando a los trabajadores y a la gente honesta que allí labora desde años, la que no escribe falsedades ni se deja manipular por una director nefasto, está a punto de ser borrado del mapa, a causa de las ociosidades pensante de un editor al que le quedó grande la obra de Enrique Otero Vizcarrondo y MOS (q.e.p.d) MOS debe estar sufriendo en la tumba la enanes intelectual de este hijo. 

En La Hojilla vimos y escuchamos a Miguel E Otero, defendiendo una postura demagógica, porque llamarse honesto, limpio, diáfano y trabajador de un medio democrático en pro de Venezuela, no es precisamente algo que tenga que ver con MEO (Miguel Enrique Otero, porque aun recordamos aquel título vespertino que publicó en El Nacional Miguel E Otero LA BATALLA FINAL ES EN MIRAFLORES. ¿No estaba Miguel E Otero llamando a una sangrienta confrontación entre venezolanos desde su oficina en el periódico? 

Miguel Enrique Otero aupó aquellas muertes desde el Ausonia, desde El Edén, desde el edificio La Nacional donde las policías de Capriles Radonsky, llegada desde Baruta y la ídem de Leopoldo López llegada desde Chacao, disparaban con el pueblo que defendía un gobierno que eligió democráticamente, ¿porqué eres tan necio Miguel E Otero(MEO) 

Cada vez que vienen unas elecciones el director de ese pasquín, de ese díptico, de ese infeliz periódico que se achicharra en los quioscos, presenta algo que trate de ser espectacular para distraer al pueblo al que dice querer, como por ejemplo las fotos aquellas que sacó, vulnerando el derecho de los niños a los que cubrió de pánico y temor. Fotos viejas, fotos de otro tiempo a lo cual el comisario Wilmer Flores Trosell denunció haciendo lo humanamente posible para no perder la sindéresis ante la afrenta de un editor pitiyanqui, servil y lame suela que se hace llamar venezolano pero que piensa en otro país. 

Los televidentes de La Hojilla, o sea el pueblo, anhela, desea, pide, que tanto Miguel E Otero(MEO) como CÑM le aclaren al pueblo que fue lo que hizo este editor, que se la da de sufrido pero no es más que un Ckuki real, con un dinero que le “retuvo” a Alfredo Peña, cuando éste era Alcalde de Caracas, e igualmente quiere el pueblo que aclare como es eso de que le pidió al Estado un bojote de millones de dólares para montar un casino en Margarita valiéndose de que en sus inicios la revolución le dio trabajo a una allegada a él en Miraflores y como no lo logró le dijo a ella que dejara la chamba. Desde ese día se convirtió en enemigo de Chávez. 

Miguel E Otero (MEO) debe saber que al pueblo no lo convencen elementos como él, como Capriles, como Leopoldo López, como Julio Borges, como Blyde, como Ledezma, como Allup, porque Miguel E Otero (MEO) es igualito a todos ellos pertenece a una clase de bribones de la talla de Manuel Rosales que tira la piedrita y esconden las manitas… ¡llenas de dinero del pueblo! Mario Silva, siga usted defendiendo la honestidad, la limpieza, la asepsia del país, enfrentando a estos malhechores, que al parecer pertenecen al jurásico, pues pretenden causar lástima ante un pueblo al que han jodido y quieren seguir jodiendo.

aenpelota@hotmail.es

Diderot@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog