lunes, 28 de noviembre de 2011

Estados Unidos apoya en las sombras dictadura militar egipcia, controlable como el ex presidente


EL CIUDADANO.CL – Las protestas continúan en la Plaza Tahrir de El Cairo, pese a que el jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, mariscal Husein Tantaui, quien por 20 años fue Ministro de Defensa del defenestrado Mubarak, anunció un referéndum Claro que no especifica fechas y, según los planes estarían en el poder hasta junio del 2012.

Tras los violentos choques contra las autoridades, los miles de manifestantes en Egipto no creen que la Junta Militar deje el poder y siguen protestando exigiendo que “se vaya”. Según algunos expertos, EE. UU. está detrás de la violencia y quiere mantener en el poder a la oligarquía militar, controlable como el ex presidente Mubarak.
Este miércoles la muchedumbre rechazó la declaración del mariscal Husein Tantaui, el jefe de la Junta, en la cual se comprometió a entregar el poder a las fuerzas civiles tras las elecciones presidenciales el año que viene.
Miles de egipcios se están concentrando en la plaza Tahrir en el cuarto día de protestas masivas contra el gobernante Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. El desorden reina en Egipto desde el lunes, cuando el gabinete civil liderado por el Primer Ministro Essam Sharaf presentó la renuncia. Mientras tanto, Amnistía Internacional ha acusado a los gobernantes militares de cometer brutalidades que en ocasiones superan a las del ex Presidente Hosni Mubarak.
Los manifestantes de la plaza Tahrir  dicen que no creen ninguna palabra de Tantaui y aseguran que es lo mismo que el destituido presidente Hosni Mubarak al grito de “¡Tantaui es Mubarak vestido de uniforme!”.

El activista pacifista Brian Becker lo confirma a RT, señalando que tras la destitución de Mubarak, a quien EE. UU. intentaba tener eternamente en el poder, los norteamericanos apoyaron al régimen militar, más cómodo para Occidente.

Pero los militares no han logrado pacificar a la gente ya que no han promulgado los cambios necesarios y “la población necesita una democracia verdadera”, opina el experto. Y entonces Estados Unidos ha tomado medidas para defender a la Junta y reprimir las insurgencias contra los militares, recuerda el analista político Ralph Schoenman.

“La Junta se ha preparado para hundir las protestas en sangre. El 15 de noviembre el general James N. Mattis, el comandante del mando central de los Estados Unidos, se encontró con los jefes de la Junta en El Cairo para abordar la supresión de la población”. El experto agrega que en este encuentro también se discutió “la estancia de la oligarquía militar en el poder, como lo fue con Mubarak durante 40 años”.

Y ahora está claro que los esfuerzos de EE. UU. están fracasando, porque en gran medida a causa del descontento popular la Junta rinde sus posiciones promulgando cambios y gastando compromisos.

Esos cambios, según Schoenman, podrían ser la causa de que el Gobierno estadounidense finalmente se expresara en contra de la violencia y acciones del Ejército, después de 4 días de choques que han dejado más de 30 muertos y 1.700 heridos.

Las Fuerzas Armadas han aceptado la dimisión del Ejecutivo actual aprobando el nuevo gabinete denominado como Gobierno de Salvación, que desempeñará su papel hasta el final del período de transición.

Según lo anunciado, las elecciones presidenciales se celebrarán antes del 30 de junio de 2012 en lugar de lo que estaba planificado anteriormente, 2013. Además aseguraron que están listos para dimitir si el pueblo lo pone claro en un referendo.

Pero los enfrentamientos continúan. Este miércoles las fuerzas de seguridad volvieron a usar balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes, que exigen la dimisión inmediata de la junta.

Los expertos dicen que la gente califica las elecciones parlamentarias que se van a celebrar el próximo lunes como algo formal porque el poder real lo siguen teniendo los militares. Eso se debe a la ‘protección constitucional’ que ofreció el Ejército. Supone, de hecho, una negativa a reconocer la soberanía del nuevo Parlamento e implica que los militares tendrán el derecho de veto sobre cualquier artículo de la futura Constitución que no les guste. Y eso, señalan los analistas, provoca unas protestas multitudinarias que siguen sin cesar.

JUNTA MILITAR ANUNCIA COMICIOS

El jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) de Egipto, el mariscal Husein Tantaui, anunció, sin especificar fecha, que se celebrará un referendo para que los egipcios puedan decidir si los militares abandonan “inmediatamente” el poder.

La Junta Militar que se mantiene al frente del Gobierno de Egipto prometió ceder el poder y convocar a elecciones democráticas en junio del 2012, en atención a las intensas protestas que se vienen registrando en El Cairo, capital, que han dejado un saldo de decenas de muertos y miles de heridos. Los choques entre civiles y las fuerzas policiales se mantienen actualmente.

No obstante, esto no afectará las legislativas previstas para el lunes próximo, que aspiran se celebren con normalidad.

“No buscamos la Presidencia, y las Fuerzas Armadas rechazan cualquier intento de dañar su reputación”, afirmó Tantaui.

Asimismo, indicó que “el ejército no quiere el poder y antepone los intereses del pueblo a cualquier consideración. Está completamente dispuesto a traspasar las responsabilidades inmediatamente si el pueblo lo quiere, mediante un referéndum popular”, y advirtió la posibilidad de celebrar elecciones presidenciales a mediados del 2012.

Por otro lado, Husein Tantaui aceptó la dimisión del Gobierno del primer ministro Esam Sharaf, que se instaló en marzo, tras la caída del régimen de Hosni Mubarak, para administrar el país.

En el acto no se designó al nuevo Primer Ministro. El CSFA estima que el ex jefe de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed ElBaradei, sea designado para asumir esa responsabilidad.

Sin embargo, desde la emblemática plaza Tahrir en El Cairo, decenas de miles de manifestantes gritaban “fuera, fuera” al escuchar el discurso de Tantaui.

El manifestante Ibtisam al Hamalawy, quien a sus 50 años de edad ocupa la plaza de Tahrir, expresó que “no podemos creer lo que dice. La pelota estuvo en el campo del consejo militar durante meses, y no hicieron nada”.

Los egipcios acusan a esta Junta Militar de querer perpetuarse en el poder.

Ahmed Mamduh reclamó que “Tantaui es una copia de Mubarak” y agregó “es Mubarak con ropa militar y este discurso se parece al de Mubarak”.

Por su parte, el joven Ahmed Gharib consideró que este discurso llega tarde: “Si Tantaui lo hubiera pronunciado hace tres días, la situación sería diferente”.

“Desde hace tres días sólo hemos pedido que se anuncie una fecha para las elecciones presidenciales, pero ahora pedimos la marcha del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas porque es responsable de la muerte de los manifestantes”, enfatizó.

En ciudades como Alejandría, Port Said (norte), Suez, Qena (centro), Asiut y Asuán (sur), y en la provincia de Daqahliya, en el delta del Nilo, también se registraron protestas en contra de este régimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog