jueves, 3 de noviembre de 2011

DEBATE ALREDEDOR DE “VIOLENCIA CRIMINAL O INDIGNACIÓN ACTIVA”


Darío Botero Pérez


Malcolm X , quien al romper con la Nación del Islam, descubrió que Dios, o Alá, tiene hijos que no se ven iguales a nosotros, estaría mortificado de ver la manera en que aceptamos la opción militar como un medio de la paz, como un medio de hallar un espacio común. La opción militar no es una opción verdadera.
 M. L. King y Malcolm estarían de acuerdo con esto.
Reverendo Jeremiah Wright


“Con frecuencia, los hombres se odian unos a otros porque se tienen miedo; tienen miedo porque no se conocen; no se conocen porque no se pueden comunicar; no se pueden comunicar porque están separados”

“No es una elección entre la violencia y la no violencia en este mundo; es una elección entre la no violencia y la no existencia”

Martín Luther King

Ante la admisión del Estado de Palestina por la UNESCO, el 31 de octubre, en un claro repudio universal al sionismo y enfrentando el chantaje económico de USA, que aduce que su ley le prohíbe actuar contradiciendo las órdenes de su metrópoli, Israel, o sea, del sionismo, el desespero de estos asesinos bíblicos obsesionados por causar el Fin del Mundo los impulsa a precipitar sus planes de guerra, fustigando a Turquía, Afganistán y Pakistán y apurando el ataque al ilegítimo gobierno teocrático de Irán, manejado por los rabiosos ayatolaes. 

Creen los criminales y arrogantes herederos de Jehová que el infundado ataque, tan arbitrario como las invasiones ordenadas por George W. Bush a Afganistán y, sobre todo, a Irak, les daría oportunidad para emplear su arsenal atómico, presuntamente plenamente justificados ante la comunidad internacional.  Al menos, saben que su gran colonia americana, que tiene poder de veto en la ONU, apoyará cualquier canallada que se les ocurra. 

Al fin y al cabo, son sus títeres incondicionales los que posan de mandar alli: Barak Obama y Hillary Clinton, pues Joe Biden poco se destaca ante el grueso público. Y también lo serán sus reemplazos en un eventual próximo período cuya ocurrencia depende de la voluntad y la conciencia del indolente, soberbio, ingenuo, patriotero, despojado, despreciado, “fracasado” y manipulado (pero ahora encrespándoseles) pueblo usano.

En consecuencia, puede que en 2012 el repugnante sistema haya fenecido, si somos consecuentes con la Revolución Mundial que nos salvará del Apocalipsis  a todos, pues si no es a todos, no salvará a ninguno, de modo que los enemigos comunes se saldrían con la suya.

Por eso consideran que declarar la guerra no da espera. Si lo logran, terminarán perdiendo al Mundo. En caso contrario, ganarán la Vida y la Humanidad, pero perderán definitivamente los  obsesivos enemigos comunes, que están jugándose abiertamente sus últimas cartas.

Ya se hallan  bastante desenmascarados, de modo que sólo la guerra podría brindarles alguna oportunidad para continuar la canalla Historia que les asignó, a través de la masonería eterna, diezmar a la Humanidad y destruir la biosfera.

Para ello cuentan con lacayos en los gobiernos de todos los países del Mundo, fieles a las irracionales y abiertamente antieconómicas doctrinas neoliberales inspiradas por la sionista atea, Ayn Rand, que están destruyéndolo todo dizque para superar la crisis terminal de su irracional sistema, consumista, detestablemente jerárquico y suplantador de los ciudadanos que se ven condenados a la miseria para que los potentados conserven sus injustificados privilegios.


Dada la trascendencia para la conservación de la Humanidad que significa optar por el exterminio mediante la guerra mundial contra los potentados, que éstos se desviven por desatar para asesinar al 95%; o, al contrario, decidirse por la férrea e incondicional oposición pacífica mundial y multitudinaria, que dejaría absolutamente inermes a los enemigos comunes, sin ninguna oportunidad de perpetuar la Historia ni de impedir la consolidación de la Sociedad Global Democrática que la remplace; para animar el indispensable debate democrático, que nos ilustre suficientemente en la toma de la decisión más acertad, reenvío un par de posiciones que han surgido hasta ahora.

Invito a todo el que desee intervenir –si no establecemos un mecanismo más idóneo e independiente-, a que responda este mensaje haciéndole algún cambio al “Asunto” para diferenciarlo de los demás con igual tema, a fin de poder recuperarlo y difundirlo buscando que la discusión pueda desarrollarse hasta lograr ideas claras, suficientemente maduradas mediante el debate franco y universal, que aconsejen la mejor vía de acción.


La Revolución Mundial exige concertar acciones acertadas, sin prejuicios, con claridad y bien fundadas, ajenas a fanatismos y mesianismos, que orienten la acción de los Indignados en un escenario de auténtica democracia.  O sea, donde cada uno tenga el mismo derecho que cualquiera a intervenir para proponer, ajustar, apoyar o rechazar lo que se debata, sin complejos, descalificaciones arbitrarias ni insultos, con argumentos y libremente.

Desde luego, un medio más expedito para hacer los aportes individuales son los sitios web que publiquen el escrito y les den a sus lectores la oportunidad de enviar “comentarios” sin limitaciones caprichosas.

Realmente, las posibilidades de Internet son enormes y abundantes, de modo que, sin condicionarlas a mis precarios medios, sus usuarios sabrán aprovecharlas lo mejor posible, según los recursos a su disposición que sepan manejar.  Yo no supero el e_mail y no siempre dispongo de acceso.  Pero, lo importante es que la discusión se pueda adelantar, lo cual no requiere confrontaciones personales sino  la difusión amplia de los temas y un espacio para opinar sin condiciones ni cohibiciones.


Entre las aterradoras carnicerías del s. XX, cometidas a nombre de todas las ideologías -como ha sido lo típico de los vencedores que han escrito la Historia a través de sus 10.000 años de dominio-, dos movimientos excepcional y ejemplarmente pacifistas, de gran significado, lograron victorias de claro sabor democrático. 

Fueron auténticas trompetas que anuncian el final del aterrador período con más vigor que las usadas por los sionistas contra Jericó al iniciar sus genocidios históricos contra los palestinos. Éstos han sido ininterrumpidos desde que Moisés encargó a Josué despojar a sus parientes camitas de la “tierra prometida” por el macabro Yahvé al “pueblo elegido”.

Realmente, el díscolo pueblo fue elegido por los masones (cuyos orígenes la modernidad sospecha que son extraterrestres) para cumplir tan repugnante e inadmisible tarea, que cualquier pueblo decente habría repudiado, así como cualquier padre honrado se habría negado a considerar siquiera la posibilidad de sacrificar a su hijo para complacer las ansias de olor a carne asada de su dios. 

También presume uno que una persona digna se habría negado a prostituir a su bella mujer, entregándosela al Faraón a fin de salvar su propia y valiosísima vida de padre de tres religiones monoteistas. 

Claro que tan grande misión seduce y obliga, de modo que Abraham es un santo varón,  muy varón y ejemplar, digno de que la Humanidad se extinga para que se cumplan los sueños del admirado patriarca, ¿no es cierto?  Si no reaccionamos, pronto se cumplirá el “plan de dios” para las únicas tres religiones monoteístas que en el Mundo han sido y cuya sagrada e irrenunciable misión es destruirlo.


Como la historia del pueblo sagrado está a disposición de todos en la Biblia, me limito a anexar unos textos prosaicos que pueden ayudar a entender de qué se trata el Fin del Mundo, a ver si alguien considera que no es tan inminente si reaccionamos con dignidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde el 8 de Junio del 2011

Archivo del blog